desolador panorama

Trabajadores de salud mental del Agudo Ávila denuncian que el servicio de tratamiento adicciones está al borde del cierre

Aseguran que no cobran desde enero y que no disponen de fondos para funcionar. La repartición atiende también a personas con Sida.


Trabajadores del emblemático instituto de salud mental Agudo Ávila, ubicado en Suipacha y Santa Fe, denunciaron en los últimos días que el área que atiende a personas con problemáticas de adicciones y Sida está al borde desaparecer por la falta de fondos estatales. A su vez, aseguraron que no cobran salarios desde enero y remarcaron que la pandemia agudiza el consumo de sustancias, por lo que es indispensable ejecutar políticas en ese sentido.

"El Servicio Asistencial de Drogadependencias y Sida (Sadys) de la ciudad de Rosario está a punto de cerrar sus puertas. El cierre del primer servicio público en desarrollar estrategias de reducción de daños en nuestro país sería una verdadera contradicción con el cumplimiento de las políticas públicas con perspectivas de derechos y en consonancia con la Ley Nacional de Salud Mental y Adicciones", indicaron los profesionales a través de un mensaje difundido a la prensa.

Silvia Inchaurraga, titular del servicio, puso el foco en la profundización de los problemas de adicciones durante el aislamiento. "Las restricciones de la vida social para toda esta población ha generado una maximización de las situaciones de riesgo, incluso de daño. En estos tiempos, una crisis de abstinencia se transforma en una crisis de abstinencia con A mayúscula. Hemos tenido muchos pacientes que han terminado detenidos por andar metiéndose en líos y circulando a cualquier hora producto de la ansiedad y desesperación. El acompañamiento a estas poblaciones es más que urgente en este escenario", enfatizó en declaraciones públicas.

Con todo, los especialistas piden la acción de las autoridades para que los pacientes puedan seguir sus tratamientos, sobre todo, en un contexto sanitario tan críco como el actual.

x
Paladini flotante