MARCELO LARRONDO

“Todo empezó en Rosario, ahí me equivoqué, tendría que haber buscado un médico mejor”

El futbolista explicó el por qué de sus lesiones en la rodilla. Y apuntó que en Central apuraron su proceso de recuperación.

Redacción Rosario Nuestro

lunes 18 de junio, 2018

Luego de varios de meses sin hablar con la prensa, Marcelo Larrondo rompió el silencio y le concedió una entrevista al diario Clarín. En el reportaje, el delantero de River le buscó explicaciones a sus constantes lesiones en la rodilla y apuntó a Rosario, responsabilizando al médico que lo operó, y a que apuraron su proceso de recuperación.

“La verdad es que a veces pienso y es una pesadilla, es algo que no es creíble. Primero una rodilla, después la otra… Y me ponía a pensar y decía ‘o es una cosa o es otra’ o ‘es mentira lo que está pasando'”, confesó el futbolista nacionalizado chileno.

Ante la consulta de cuándo arrancaron los problemas con sus rodillas, señaló a su estadía en Central: “Si me preguntan antecedentes anteriores, nunca tuve nada, más allá de algún esguince de tobillo o ese tipo de cosas normales que pasan en los entrenamientos pero lesión de rodilla o cosas así nunca nada importante, nunca lesiones de mucho tiempo de espera. Todo empezó cuando en Rosario me operaron“.

Y ahí tal vez, me equivoqué. No por la operación, si no que tendría que haber buscado un médico mejor para hacer una cirugía mucho mejor“, disparó. Y agregó: “Cuando me operaron allá aceleraron un poco los tiempos. Mi recuperación era de 60 días y como era clave tanto para el Chacho como para el equipo, a los 20 o 21 días ya estaba jugando cuando en realidad tenía que estar en plena recuperación. Al no haber hecho una buena rehabilitación me empecé a descompensar, a fatigar los músculos, a correr mal y ahí es donde se provocan los edemas óseos y eso después es más preocupante porque tenés que parar. Porque si le seguís dando rosca se te fractura el hueso”.

El ex Rosario Central comparó ese hecho con lo que le pasó en River: “Cuando me operaron después de haberme lesionado en la pretemporada en Orlando me jugó en contra la ansiedad. Quise poner a la par de todos y tal vez tendría que haber bajado un poco los decibeles y haber hecho la pretemporada un poco más tranquilo. Me terminó pasando tal cual me pasó en Rosario con el edema óseo. Pero gracias a Dios el edema óseo se curó en 20 días, mientras que en Rosario me duró casi dos meses más o menos“.

Aquel recordado empate 3 a 3 en el Gigante de Arroyito entre Central y River fue donde surgió el primer episodio. Esa noche, en la que Larrondo fue figura, durante el encuentro sufrió una lesión en los meniscos. “Después de ahí seguí jugando pero no me había dado cuenta. Al margen de que ese día sentí un pinchazo en la rodilla. Pero me molestaba. Hasta que llegó un momento que fue cuando me convocaron a la Selección de Chile (tiene doble nacionalidad). Un día antes de ir ya había decidido operarme porque ya se me juntaba liquido, me dolía y no aguantaba el dolor. Me operé, no me recuperé bien y ahí empezó todo el problema“, concluyó sobre el tema.

Comentarios