Sigue la polémica

“Soy dueño del 30% de estas propiedades”: el enigmático entramado que envuelve al Convento de San Lorenzo sobre una posible venta

Frente a la falta de información oficial y el silencio de la Orden Franciscana, la Comisión de Defensa del Patrimonio Histórico, que lucha por preservar el establecimiento, persiste en afirmar que están vendiendo el Convento y apuntan a que un tercio ya fue entregado a manos privadas.


Por Ignacio Pellizzón

Lo que está sucediendo con el histórico Convento de San Lorenzo, en el que el general San Martín dio su única batalla en suelo argentino el 3 de febrero de 1813, está generando mucho ruido y temor en la población. Recientemente los únicos tres sacerdotes franciscanos que estaban ocupando el establecimiento fueron removidos por la Orden Franciscana por ser demasiado mayores, aunque no se lo reemplaza por presunto faltante de frailes en el organismo eclesiástico.

En base a distintas averiguaciones que realizó Rosario Nuestro desde hace varios años que se rumorea en San Lorenzo la posible venta del Convento para desarrollar en la zona un hotel boutique, aunque nunca de concretó.

En las últimas semanas el rumor volvió a cobrar fuerza de manera sorpresiva y comenzó a tomar seriedad con la inminente salida de los únicos tres frailes que llamativamente dejaron la iglesia sin ser reemplazados.

El enigma sigue cobrando fuerza por la falta de respuestas concretas por parte de las autoridades oficiales. Solamente la flamante ministra de Educación, Adriana Cantero, -quien estuvo al frente de la congregación religiosa del Colegio San Martín, la Escuela Santa Mónica y otros establecimientos educativos que giran bajo su órbita- se expresó al respecto y ratificó al portal sl24.com.ar que se trata de “una noticia falaz” la venta del Convento y sus alrededores.

“Ya se vendió el 30%”

Nancy Vilalta es escritora y pertenece a la Comisión de Defensa del Patrimonio Histórico. Es una de las personas más activas en defensa de uno de los espacios más emblemáticos del país y de la historia nacional.

En diálogo con el programa de radio Mitre “El diario de mañana”, explicó que “con el retiro de los únicos tres sacerdotes, que estaban muy mayores, la falta de reemplazos por faltante de frailes y ante las divagantes respuestas del superior de la orden franciscana sobre el futuro del Convento, es que nos dimos cuenta que, detrás de esta situación, había algún entramado”.

“Yo creo que todo esto fue armado por un propósito para armar un negocio inmobiliario, que no se exactamente bien de qué tipo, pero hay muchos trascendidos y ya se había perdido media plaza San Francisco, que se ubica frente al Convento. Los mismos intereses están tras alguna medida fuerte”, aseguró..

El título de propiedad “lo tienen los franciscanos”, no sólo del Convento sino de “todas las zonas aledañas”. Además, “hay mucho terreno entre medio que tienen que ver con la vida social que tuvo la orden. Sin embargo, está declarado patrimonio nacional tanto el Convento como sus zonas aledañas. Ante estas cosas, por ahí hay algunos pillos que tienen la habilidad de disfrazar un emprendimiento o algo y armar una suerte de movida legal”, continuó Vilalta.

“Tenemos noticias de gente que se ha ido de boca y nos han comentado: ‘soy dueño del 30% de todas estas propiedades’, así como del hotel cinco estrellas que se hace sobre una plaza. Ya el síntoma de vender media plaza fue muy extraño. Como la gente no dijo nada, se arrancaron árboles centenarios, se valló todo, ¿quién compró todo eso?, ¿por qué no dicen quién está detrás de todo esto?”, arremetió la activista.

Para Nancy Vilalta el supuesto negocio no se trataría en vender la iglesia, “me parece que hay otros lugares como el cementerio”. Frente a esta situación, es que “decidimos involucrarnos y movilizarnos, imaginate que los sacerdotes se iban a ir en marzo, pero ya los sacaron; la orden vino de arriba que tenían que irse ya. El Convento está vacío ahora.

Y concluyó: “Todo esto se está haciendo de manera muy rápida, de forma muy silenciosa y enmarañada, con la anuencia de muchas puntas, porque detrás de esto hay un gran poder económico. De hecho, como ciudadanos comunes no creo que podamos ir a la Justicia, por eso le entregamos una carta en mano al gobernado (Perotti) para que haga algo sobre el tema. Nosotros vamos a seguir peticionando frente a las autoridades religiosas, porque el destino que queremos es que sea de uso social, que no se tenga que pagar para circular por el Convento y que el dinero vaya al bolsillo de unos vivos”.