19°
domingo 14 de abril del 2024

Sorpresivo giro en la fuga de Piñero: mensajes complican a uno de los presos recapturados y desplazan a Mansilla como ideólogo

Se trata de uno de los primeros atrapados, de quien se detectaron reiteradas conversaciones con otros involucrados que estaban fuera del penal.

La cinematográfica fuga de Piñero entregó nuevos capítulos. Este jueves se llevó adelante la audiencia imputativa contra seis de los involucrados, quienes se abstuvieron a declarar. Tras el encuentro, los fiscales Gastón Ávila y Matías Edery revelaron detalles del episodio, entre los que figuran mensajes que, de acuerdo a uno de los funcionarios, complican a Sergio Cañete, uno de los evadidos que ya fue recapturado. De este modo, la causa dio un giro inesperado, puesto que se sospechaba que el principal ideólogo había sido Claudio «Morocho» Mansilla, líder del pabellón, quien permanece prófugo.

Según precisó Edery, el secuestro de dos teléfonos celulares pertenecientes a dos participantes de la fuga, que estaban fuera de la cárcel, fue la llave para dar con pistas que permitieron rearmar el rompecabezas de lo ocurrido. Se trata de los apellidados Cantero y Gramajo. En los dispositivos se detectaron conversaciones constantes con Cañete, uno de los delincuentes alojados en la institución penitenciaria, imputado en la audiencia.

«A partir de la voz y de una serie de deducciones, pudimos deducir que esta persona era Cañete (Sergio), uno de los primeros aprehendidos que se fuga. Ahí (en las charlas) empezamos a ver de qué manera Cañete con este grupo de personas, que al menos son seis, empezaron a organizar la dinámica: buscar los autos, las armas, los horarios«, explicó y añadió: «Incluso hay un audio muy elocuente donde Cantero le dice a Cañete ‘ya estamos adentro, ya estamos adentro'».

A su vez, ese mensaje llevó a otro que permitió dilucidar el rol de Mansilla dentro del penal. «Yo cuento con el aval del uno», se lo escuchó decir a Cañete en palabras de Edery. «Nosotros entendemos que ‘el uno’ de ese pabellón es el Morocho Mansilla», explicó.

«La prueba objetiva da cuenta de que la fuga, sin dudas, la organizó Cañete y personas vinculadas con él, que incluso tienen un vínculo sentimental y que todavía están siendo buscadas. Mansilla aparece como el jefe, el que da el aval», subrayó.

Por último, el fiscal explicó que sobre Cañete pesa una condena a 19 años de prisión por robos reiterados a bancos. Además, indicó que el ladrón realizaba escenificaciones curiosas para perpetrar los delitos, como la imitación de personas paralíticas, el uso de muñecos y pelucas.