SERIOS INCIDENTES

Sobreventa de entradas y escándalo: socios con abono y palcos se quedaron sin clásico

A las 14 se cerraron las puertas del estadio por capacidad colmada. Cientos de asociados no pudieron ver a su equipo.


Lo que se suponía que debía ser un día festivo, en una otra edición del clásico rosarino, se volvió en una jornada triste y gris para cientos de socios de Rosario Central que con carnet al día, bono, entrada y abono en mano no pudieron ingresar al estadio a ver a su equipo porque el estadio sobrepasó la capacidad máxima.

La policía cerró todos los ingresos de los estadios cerca de las 14, una hora y media antes de que el árbitro Andrés Merlos de inicio al partido. "Hace 20 años soy socia de Central, tengo abono a Cordiviola y me encontré todos los ingresos cerrados por capacidad colmada. La policía nos tiró los caballos, nos dispararon y nos tiraron gases. Me volví a mi casa. Tres años colaboré en el club. Se cagaron en el socio", escribió una joven indignada en sus redes sociales.

"Hace 40 años que soy socio y hace 15 que saco religiosamente el abono, para mi y para mi hija. También quedé afuera, y tuvimos que esquivar caballos y balas de goma", agregó otro socio. Andrea, otra damnificada, se sumó a los comentarios, explicó su situación y agregó: "Siento tanta impotencia. ¿Quién me va a devolver el clásico? No hay manera de que me puedan recompensar, una vergüenza".

Los socios responsabilizaron a la comisión directiva de Central por los hechos ocurridos, denunciando que el estadio sobrepasó su capacidad debido a la gran cantidad de protocolos que se pusieron a la venta en redes sociales.

x
Paladini flotante