A través de un acuerdo

Sobreseyeron a tres de los cinco imputados por la explosión del laboratorio Apolo


Tras la audiencia que fue requerida este martes por la partes en el juicio por estrago culposo agravado y lesiones culposas en el marco de la causa del laboratorio Apolo, que el 27 de junio de 2016 dejó vecinos heridos y dos casas reducidas a escombros, fue suspendido por un año.

La Justicia tomó esa determinación y se presentó un acuerdo manifestado por la Defensa en concordancia con la Querella y admitida por la Fiscalía, donde se solicita el se deje de lado esta instancia por un año y aplazando la prueba de los imputados Jorge Gómez y Marcelo Ferré y el pedido de criterio de oportunidad y sobreseimiento de los imputados Damián García, Ariel García y Fernanda Vozza.

Se trata de cuatro gerentes de la firma Laboratorios Apolo y un jefe de mantenimiento, que estaban en funciones cuando ocurrió la explosión del 27 de junio de 2016, que dejó a un vecino gravemente herido.

Hernán Postma, Juez de primera instancia,  accedió al acuerdo de las partes y dictó que Gómez y Farré deben fijar un domicilio, abstenerse a consumir estupefacientes y abusar de bebidas alcohólicas, realizar tareas comunitarias en la Fundación Museo Justicialista de San Nicolás y el pago de 30 mil pesos en efectivo.

Los cinco estaban imputados por el hecho ocurrido el 27 de junio de 2016 a las 4.50 de la madrugada aproximadamente, dentro del Laboratorio Apolo S.A. ubicado en calle Leandro Além al 2967, por haber causado “por negligencia e inobservancia de los reglamentos y deberes a sus respectivos cargos”, la explosión de una caldera perteneciente al laboratorio mientras el mismo se encontraba en pleno funcionamiento, causando daños materiales en laboratorio y en un domicilio aledaño, más lesiones graves en distintas víctimas que allí se encontraban.