INFORME

Sexo seguro en pandemia: las cuatro recomendaciones para prevenir contagios en la intimidad

La Agencia de Salud Pública de Barcelona, España, elaboró una guía con consejos útiles para mantener la pasión y a su vez disminuir los riesgos de infectarse de coronavirus.


Si bien el coronavirus no es una enfermedad de transmisión sexual, quienes buscan mantener viva la pasión en la intimidad tratan de informarse de cuáles son las mejores maneras para prevenir o evitar contagios. La Agencia de Salud Pública de Barcelona, España, elaboró una guía con una serie de recomendaciones y claves para que las relaciones en la intimidad se lleven a cabo de la forma más segura posible.

Sabemos cómo reducir las infecciones de transmisión sexual con los preservativos y las vacunas, y a veces, en el caso del VIH, con tratamientos preventivos. Ahora tenemos que ser también conscientes de que el virus de la COVID-19 se transmite por vía respiratoria”, aseguran en este informe que hace referencia a que más allá que no hay evidencia suficiente de que la enfermedad se transmita a través del sexo vaginal o anal, durante el sexo es fácil exponerse a la respiración o la saliva que sí transmiten el virus, por lo que una de las recomendaciones es no besarse con personas que no sean convivientes. Para mantener prácticas de sexo oral-anal se recomienda usar preservativos o barreras dentales.

Ahora bien, esta agencia catalana realizó una serie de consejos extra, cuatro en total, que hasta el momento no fueron abordados por otros estudios a la hora de pensar en la manera más segura de tener relaxiones sexuales en esta pandemia.

1-El espacio donde se mantienen las relaciones sexuales

En la guía afirman que el lugar tiene mucha relevancia y que para reducir el riesgo de contagio, aseguran que hay menos posibilidades de contagiarse si las relaciones se mantienen en espacios grandes, abiertos y bien ventilados. De todos modos, esta no es la primera vez que se menciona el espacio como aspecto fundamental: un estudio de Harvard clasificó los escenarios sexuales en función de la probabilidad de que las personas contraigan coronavirus mientras tienen relaciones. Aquellos en el extremo inferior de la escala incluyeron la abstinencia (no tener relaciones sexuales en absoluto) y la masturbación, mientras que el sexo con personas de su propio hogar y los de otros hogares se determinó que eran actividades de “alto riesgo”.

2-Cómo saber si la otra persona tiene coronavirus

Podrá resultar extraño, quizás incómodo, pero este punto se adecua a los tiempos que se viven por la pandemia: de acuerdo a la guía, es conveniente preguntar a la persona si fue diagnosticada, y si tienen o tuvieron síntomas en las dos últimas semanas. Y para mayor seguridad, recomiendan pedir y tener sus datos de contacto para realizar un seguimiento en caso que sea necesario.

3-Luego de tener sexo, qué medidas de higiene se deben tomar

Si bien la higiene personal es clave bajo cualquier circunstancia, previa a la relación sexual por la presencia de cada uno en su intimidad con otra persona, y posteriormente por los fluidos que se intercambian, en este contexto se refuerzo aún más la recomendación de ducharse o lavarse las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos antes y después del acto. A su vez, en el informe manifiestan que en caso de utilizar juguetes sexuales estos se deben lavar correctamente, como así también desinfectar los teclados y las pantallas si se comparten imágenes con alguien. También se aconseja que las personas sexualmente activas usen condones, protectores dentales y medicación PrEP si son VIH positivas.

4-Cuáles son las posiciones sexuales que minimizan riesgos de contagios

Según esta guía, la posición más segura sería el abordaje posterior: el dorso de una persona contra pecho de la otra, de esa manera los rostros no estarían enfrentados. Se trata de una postura sexual que adoptan la mayoría de las especies animales sexuadas y que evitaría además los besos en la boca, pero igualmente es muy difícil no involucrar roces con las manos u otras partes del cuerpo o telas que participen en el encuentro.