una locura

El sindicato de futbolistas italianos, en llamas con la chance de volver a entrenarse