SANTA FE

Se aprobó el Presupuesto en el Senado y cruje el peronismo santafesino

Contra la voluntad de Perotti, seis senadores del justicialismo lo desoyeron y junto al Frente Progresista le dieron viabilidad a la norma


Se aprobó el Presupuesto en el Senado y pasó a la Cámara de Diputados en medio de un escándalo político interno en el peronismo. Seis senadores del Partido Justicialista se rebelaron y le dieron el visto bueno al proyecto de Miguel Lifschitz. Desde el perottismo preparan una contraofensiva pública de la que no hay retorno en la relación.

Se venía tensando la cuerda, y a veces se corta. Hoy por la mañana se sacaron "la foto" del PJ unido, y a la tarde, entre gallos y medianoche y a libro cerrado, el Senado aprobó el proyecto de presupuesto que envió el gobernador actual a la Legislatura. Eligió la Cámara alta para usar la confrontación que ya existía entre algunos legisladores y el mismo Omar Perotti.

Las negociaciones por el gabinete venían siendo difíciles, y el rafaelino decidió alejarse y armar desde su ciudad natal. Eligió un gabinete con capacidad y experiencia, pero desoyó a algunos sectores que no se lo dejaron pasar. Entre otros, a los senadores que desde el Nuevo Espacio Santafesino (NES) pusieron a la vice gobernadora Alejandra Rodenas. Y casi como una bienvenida a la gestión, le tumbaron primero la reforma de la Constitución que quiso proyectar, y luego le dieron calle al texto de la Ley de leyes.

Desde el perottismo hay una bronca grande, y aseguran que hay un pacto "más allá de la política" entre Lifschitz y Traferri. Su bronca hizo que armen un boceto de comunicado lapidario para la relación entre los sectores y fueron a fondo en las consideraciones. "Está claro que este presupuesto armado por el propio gobernador Lifschitz va en sociedad con los senadores Armando Traferri (San Lorenzo), Rubén Pirola (Las Colonias) y Felipe Michlig (San Cristóbal)", dice parte del texto al que Rosario Nuestro tuvo acceso.

Y fueron por más: "Lifschitz no se da cuenta, o si, de qué está complicando a los santafesinos.

Está claro que entre Traferri y Lifschitz hay más que un acuerdo político". Claramente Perotti quiere domar a los rebeldes antes de comenzar su gestión, pero lo cierto es que la Legislatura le ha sido esquiva en este proceso de cara a la asunción al frente de la Casa Gris.

Por su parte, desde lo técnico legislativo es muy desprolijo y el comunicado también hace referencia a eso: "Votaron una ley de 1.200 hojas presentada ayer a la tarde sin tomarse el tiempo necesario para leerla, a sobre cerrado y sobre tablas". Entró ayer a la tarde, hoy se aprobó sobre tablas. Impensado hace un mes atrás. Y no se aprobó en diputados porque ya había terminado la sesión de hoy cuando ingresó el mensaje desde la Cámara Alta.

Perotti ya eligió a los suyos, y en esta "dictadura de la foto" algunos creían que porque hoy el PJ se juntó -inclusive Traferri- en Santa Fe y capturaron ese momento, se enfriaba lo de la aprobación del Presupuesto. Pero la política del Senado es un mundo aparte y no te perdona una. Juegan en la previa a ver quién tiene más poder y esto es un nuevo round.

Como decíamos, en el pasado ya hubo un par de mensajes y Perotti hizo caso omiso: primero el senador por el departamento San Lorenzo se corrió de la Mesa de Transición en la que estaba sentado, y después cuando en Diputados tenían acordado aprobar la reforma, desde el Senado, envió un mensaje lapidario si es que existía una mínima chance.

Cruje el peronismo santafesino, y las nuevas alianzas de cara al gobierno de Omar Perotti ya se pueden ver. Seguramente la situación incómoda es de la vice gobernadora electa Alejandra Rodenas, quien deberá tomar postura interna de cara a una gestión que ni siquiera empezó. Tal vez es un tema del micro mundo de la política, pero seguramente afecta a todos los santafesinos.