CASO SERGIA

Se abusa de la ley, “tratando de sacar ventaja”

Andrea Falcone, abogada previsionalista, dialogó en Radio Mitre Rosario sobre el hombre que modificó su sexo para jubilarse más temprano.

Por Rosario Nuestro Redes

jueves 22 de marzo, 2018

Un empleado histórico de la AFIP, más precisamente Sergio Lazarovich, no pudo esperar la edad para jubilarse y con 59 años decidió cambiarse de sexo para adelantar el trámite. Así, pasó a llamarse Sergia. La abogada previsionalista, Andrea Falcone, dialogó en Radio Mitre Rosario y brindó su opinión sobre el original caso.

A pesar que se desconocen las causas por la cual Lazarovich cambió de sexo en una edad tan cercana a la jubilatoria, Falcone explicó que se está infringiendo la ley, ya que en los medios de comunicación circula el DNI del empleado. “El artículo 9 habla del nivel de confidencialidad, es decir, si se presenta un registro para el cambio de sexo, el Estado debe proteger la identidad y ser confidente de la situación”, detalló en este sentido.

Además, contó que cuando salió esta ley, la cual fue un gran avance para Argentina, se comentó la posibilidad de que alguien cambie su sexo para jubilarse antes. Sin embargo, el debate radica en que, por ejemplo en este caso, cuando se cambia el sexo masculino por el femenino “también con ello los derechos y obligaciones de ese sexo”.

En la actualidad, explica la abogada hay dos problemas. Por un lado, que se comienzan a cuestionar causas como la edad jubilatoria de las mujeres y la distinción entre las expectativas de vida. Y por otro, qué sucedería si Sergia después de jubilarse quiere modificar su sexo nuevamente. “La ley no lo impide, pero sería una probatoria interesante para pedir la nulidad del beneficio. Un fiscal podría decir que fue un intento de estafa”, detalló en este sentido.

“Hay que empezar a pensar por qué siempre transformamos las cosas positivas tratando de sacar ventaja, porque entonces no va a faltar quien se cambie de sexo para tener seis meses de licencia cuando sea madre”, culminó Falcone.

Comentarios