RECARGADO

Sain aseguró que “en Rosario hace años que la Justicia federal está pintada”

Además, el ministro de Seguridad de la Provincia afirmó: "Creamos la Agencia del Control Policial, porque cuando la policía está atravesada por este nivel de corrupción no puede controlarse a si misma".


El ministro de Seguridad santafesino, Marcelo Sain, aseguró este miércoles que "la Justicia federal en Rosario hace años está pintada" y adelantó que pedirá juicio político a un juez de ese fuero, aunque sin nombrarlo. Lo hizo luego de un encuentro con el intendente Pablo Javkin en el contexto de recrudecimiento de la violencia en la ciudad y la región, que acumuló ocho crímenes en apenas 72 horas.

Luego de la reunión con Javkin, Sain se  detuvo ante la prensa y criticó a la Justicia federal local. “En Rosario hace años que la Justicia federal está pintada. Acá hay que implementar el Código Procesal Penal federal para que haya fiscales que investiguen y jueces de garantía, algunos que ya se deberían jubilar. Las principales organizaciones criminales de esta ciudad fueron desarticuladas por la Justicia provincial y la Justicia federal vino después. Hay desidia, vagancia y tendremos que analizar algunos casos. Estoy preparando un pedido de juicio político por el tema del narcotráfico, a un juez”, sentenció.

Además,  se refirió a una mesa de trabajo conformada para abordar en conjunto la problemática de violencia urbana. “Se ha hecho una relación muy estrecha entre la primera y segunda línea de los dos gobiernos, trabajamos todo el tema de lo que es robo en las zonas comerciales, toda la problemático de los sicariatos en la periferia rosarina. Cuando vamos deteniendo y desarticulando organizaciones, no es resultado del espíritu santo, son nuestras investigaciones. Y son pruebas que después cuando vamos a las imputaciones la gente queda detenida”, explicó.

Consultado sobre la cantidad y calidad de armas con las cuales cuentan los delincuentes en cada hecho, Sain dijo: “Son armas que están en poder del Estado, tanto a efectos judiciales como en depósitos policiales. No estaban patrimoniadas las armas en poder del Estado, ni siquiera las armas de la policía. Por eso estamos proponiendo el proyecto de ley de control policial que constituye un control externo porque hasta ahora lo que había era Asuntos Internos dentro de la policía. Cuando la policía está atravesada por este nivel de corrupción, no puede controlarse a si misma, no ha dado resultado. La mayoría es armamento que estaba en poder del Estado, son organizaciones con mucho dinero. La cocaína es consumo de alta gama, un búnker te mueve entre un millón y tres millones por fin de semana, cómo no van a tener dinero para comprar municiones en el mercado negro. No sabemos cuántos búnkers que puede haber en Rosario, pero más de 100 hay sin lugar a dudas”.

Asimismo, el ministro apuntó a la corrupción dentro de las fuerzas policiales y aseguró: “Miren la nómina de Alvarado, la mitad de los miembros de la asociación ilícita son policías. Los Monos, la mitad de los miembros que atravesaron el juicio, eran policías. Cuando creamos la Agencia del Control Policial, la idea nuestra es crear una policía de investigación de los policías. También que se acostumbren la policía buena y honesta a ser controlado, porque cuando hacemos auditoría preventiva, a la policía les incomoda. Los jefes de policías que nosotros designamos, también se sienten incómodos”.

“Estamos trabajando para que no haya crímenes, estamos ordenando un sistema viejo. Hay un elemento muy importante que es la intervención en barrios de alta violencia con inversiones de infraestructura. Trabajamos con Pablo (Javkin) en las intervenciones con el Ministerio Público de la Acusación y ahora que se pone en marcha el ‘Santa Fe Más’, le agregamos el dispositivo de seguridad al ‘Santa Fe Más’. Tenemos seleccionados seis lugares para intervenir en Rosario donde va a entrar Desarrollo Social, infraestructura, municipio y sistema de seguridad”, resaltó el funcionario.

“Me siento cuidado por Perotti, pero hay sectores políticos que quieren que salga del cargo”

Consultado sobre su relación con el gobernador santafesino, Sain dijo: "Hablamos todos los días pero por temas de la gestión. La relación es de respeto, soy un empleado de Omar Perotti y no me tiene que hacer ninguna operación de prensa. Me siento cuidado por Omar Perotti, pero por muchos otros sectores políticos no, que quieren que salga de este cargo porque no quieren que hagamos la reforma”.

“Son los conservadores de siempre, cualquier reforma en materia de seguridad pública va a poner el ojo en el lavado de dinero, va a empezar a investigar el crimen en serio en la provincia de Santa Fe”, continuó el ministro y añadió: “Tengo una edad donde ya hice muchas cosas, todos los días me pregunto cuál es el sentido de todo esto en una provincia que quizás, su sistema político no quiera hacer este cambio. Si no quieren la reforma, será un problema de los santafesinos y las santafesinos y de sus legisladores, pero no de este ministro”.

Las escuchas telefónicas difundidas

Sobre audios filtrados de algunas conversaciones privadas, Sain remarcó: “Esto es desidia, tuve un intercambio con un periodista que lo dio aun medio y ustedes lo publican. Si yo me pongo a difundir las cosas que han pasado por mis oídos en los últimos dos años en la provincia de Santa Fe. ¿Les parecería bien que filtre cosas que hemos escuchado que son totalmente comprometedoras? En una escucha judicial, uno escucha todo. Esto es un mal periodismo. A Cristina Fernández de Kirchner le han hecho eso, son cuestiones estrictamente personales, yo hablo mucho con la prensa, explico en detalle, ahora, cuando se graban entre la familia, puteas, decís barbaridades, pero cuando te escuchan afuera en un audio de esto dicen ‘qué maleducados’, pero todo el mundo tiene eso en la intimidad”.