puro amor

Rosario los unió: García Moritán contó que venía a la ciudad cuando se cruzó Pampita por primera vez

El empresario pasó por Podemos Hablar, donde se refirió a su proyecto solidario, y dio detalles de su historia de amor con la conductora.


Roberto García Moritán estuvo como invitado a PH, Podemos Hablar, y por primera vez contó en televisión detalles de su relación con Pampita Ardohain. "Estaba yendo a Rosario con mi socio, Marcos, a una reunión de negocios. Y mientras manejaba vi que era ella", reveló en el marco del ciclo.

El empresario gastronómico contó en diálogo con Andy Kusnetzoff que tras su divorcio de Milagros Brito, la madre de sus hijos, Santino y Delfina, pasó 13 años sin estar en pareja. Al ver que sus hijos ya estaban grandes, él sintió la necesidad de conocer a alguien.

Consultado sobre qué pensaba de Pampita antes de conocerla, dijo: "Era la mujer más linda de la Argentina y del mundo". Aunque rápidamente reconoció que le parecía "inalcanzable". Sin embargo, dijo que durante un viaje junto a su socio, la visualizó. "Me pareció que era ella y fui para adelante", explicó. "Estaba yendo a Rosario con mi socio, Marcos, a una reunión de negocios. Y mientras manejaba vi que era ella. Entonces le dije: ‘La vi a Pampita’. Y él me dijo: ‘Llamala, se acaba de separar’ (de Pico Mónaco). Yo me quedé pensando un rato y me dije: 'Le voy a mandar un mensaje".

García Moritán explicó que le escribió a una amiga de Pampita, Oriana, y le dijo: "Creo que soy un gran candidato para tu amiga Carolina". Y si bien nunca se habían visto, la amiga de la integrante del Bailando por un Sueño le respondió: "¿Sabés que sí?", y le dio su número de teléfono. "A las pocas horas me cae una solicitud de Pampita en Instagram y no lo podía creer. Esperé un ratito hasta aceptarla y nos empezamos a escribir. Algo muy interesante es que desde ese momento hasta que nos vimos en persona pasó un mes, porque los dos teníamos viajes programados. Eso nos llevó a conocernos desde otro lugar", aseguró.

Luego, reveló cómo se dio cuenta de que era la mujer definitiva. "A los pocos días de habernos conocido, ella vino a casa y me ayudó a decorar el cuarto de mis hijos. Cuando la vi sentada en el piso, tratando de sacar unas calcomanías de la pared que estaban imposibles de despegar, llena de polvo, supe que me quería casar. Me ayudó a pintar, a lijar, trabajaba toda sucia y con mucho amor, y supe que eso era para siempre", dijo enamorado.

El empresario, que para poder hacerle frente a la crisis desencadenada por el coronavirus habilitó en su restaurante los envíos a domicilio de los cuales él mismo participa, es integrante de Asociar, una asociación sin fin de lucro que tiene como objeto la lucha contra la pobreza. Desde allí, acompañado de colaboradores e integrantes de varias ONGs, vienen entregando desinfectante, entre otros elementos, a familias de zonas carenciadas como La Cava, en San Isidro, la 1.11.14, y Barrio El Molino, de City Bell, entre otras.