la ciudad

Rosario, desbordada ante la falta de control municipal: postales de un domingo caótico

Enorme cola para cruzar a la isla, la Rambla Catalunya repleta, nutrida movilización contra el Gobierno en el Monumento y gran cantidad de hinchas de Newell's en inmediaciones al Coloso, todo fuera de las normas sanitarias y sin control.


Rosario tuvo un domingo repleta de episodios que desnudaron la falta de control municipal, con grandes aglomeraciones de personas sin respetar las normas sanitarias básicas de distanciamiento y uso del tapabocas. Desde la mañana cuando empezaron a aparecer las primeras imágenes de la enorme cola para cruzar a la isla, lo que derivó en que la Rambla Catalunya estuviera colmada de gente, pasando por la nutrida movilización contra el Gobierno que tuvo epicentro en el Monumento a la Bandera y finalizando con la convocatoria de cientos de hinchas de Newell's que se reunieron en inmediaciones del Coloso en la previa al partido contra Boca. Todo un caos, un descontrol.

Alrededor de las 11 comenzaron a viralizarse en las redes sociales fotos de la inmensa fila de personas que aguardaba para subirse a una lancha, poder cruzar a la isla y pasar allí la jornada del domingo. Prácticamente no existió el distanciamiento social y eran muy pocos los que utilizaban el barbijo. Esto ocasionó que aquellos que se cansaron de esperar, desistieran, pero se conformaran con quedarse en las playas de la Rambla Catalunya, pese a que no está permitido permanecer en este espacio. Las imágenes demostraron todo lo contrario.

Más tarde, llegó el momento de una nueva manifestación contra el gobierno nacional, el #8N que tuvo epicentro en Rosario en el Monumento a la Bandera. Cientos de personas se reunieron pasadas las 17, exhibiendo todo tipo de carteles, realizando cánticos y reclamos, incumpliendo principalmente la norma del distanciamiento, ya que en gran parte de la movilización todos se amontonaron para que lo visual genere más impacto.

Finalmente, mientras caía la tarde y llegaba la noche del domingo, cada vez más hinchas de Newell's se acercaban a las inmediaciones del Coloso Marcelo Bielsa en la previa al partido contra Boca, para alentar a su equipo y recibirlo de forma especial cuando arribaron en el micro al estadio. Cánticos, fuegos artificiales y escaso respeto por las normas aplicadas a la pandemia, reinaron entre los cientos de leprosos que, en algunos casos, pasaron varios horas en la zona. Todo frente a la falta de control municipal.

x
Paladini flotante