RIENDA SUELTA A LA AVENTURA

“Rodando hacia la libertad”: un sueño sobre ruedas de más de 14 mil kilómetros

Conocé la historia de Juan y Flor, una pareja bonaerense que se lanzó en un hermoso viaje "sin tiempo ni horarios" con rumbo a Alaska.


Si pudiéramos dejar de lado las obligaciones, dejar de pensar en el futuro, animarse y apostar a una aventura que nos dé mucha más felicidad que la rutina a la que muchos estamos acostumbrados y que en teoría nos brinda estabilidad, ¿no lo haríamos todos? Apuesto a que la respuesta de la mayoría sería que si, aunque siempre desde el imaginario porque a la hora de animarse, entran a pesar todo lo enumerado. Por lo general, los temores e inseguridades terminan ganando.

No fue el caso de Juan y Flor, una pareja que empezó un viaje tan loco como hermoso hace diez días cuando se subieron a su camioneta Sprinter modelo 97 motor Maxion, completamente tuneada para lo ocasión y partieron con un destino concreto: Alaska. Sí, a unos 14 mil kilómetros de la localidad de la zona sudoeste del Gran Buenos Aires. "Rodando hacia la libertad", es la frase que eligieron para describir esta fantástica experiencia y la que aparece en el particular vehículo.

“En este último tiempo nos dimos cuenta que es algo que muchos quieren hacer, lo descubrimos por haber tomado la decisión de querer recorrer todo el continente americano sin tiempo ni horarios, solo disfrutar a velocidad paisaje”, contó Juan acerca de la idea base de la travesía y agregó: “Tenemos pensado llegar hasta Alaska, nos dijeron que estamos un poco locos, pero es una locura linda. Llegamos ayer (por el lunes) a Rosario y nos encontramos con muy buena onda y muy buen recibimiento de la gente, nos preguntan si estamos locos o estamos inventando”.

Por su parte, Flor comentó que Rosario es la segunda parada del recorrido que inició el pasado 1 de marzo, ya que la primera fue San Miguel del Monte, un pequeño pueblo a unos 100 kilómetros de Capital Federal, donde pasaron toda una semana. Sobre si tienen una hoja de ruta definida, dijo: “Tenemos una idea pero sabemos que nada se puede planificar, todo se puede modificar, la idea es ir hacia el norte de Argentina medio en zigzag, recorriendo varias provincias, yendo a visitar amigos, tenemos muchas ganas de recorrer toda Córdoaba, así que vamos a ir de un lado a otro de Argentina, ya que no tenemos un tiempo”.

Con respecto a cómo lograron que la camioneta quede de esta manera tan especial, Juan explicó: “La compramos, vino con asientos porque era un transporte escolar, también la usaron los bomberos. Tuvimos que elevar el techo porque mi 1,90 no me jugó a favor (se ríe). Le pusimos un panel solar, climatizador, bidón de agua de 80 litros, piso flotante. Lo importante es que hicimos con muchos materiales reciclados, con maderas pallets de construcción".

“Trabajé casi todas las tardes dos o tres horas por seis meses, hasta que mi cabeza casi explotó y la camioneta quedó hecho. Es un orgullo y estamos muy felices que esté así y que llame la atención, si salíamos con la camioneta blanca iban a pensar que era una empresa de transportes, queríamos que sea algo diferente”, añadió acerca del arduo proceso que llevó "tunear" el vehículo.

En su breve estadía en la ciudad, estacionaron la Sprinter a la altura del Club de Pesca General Bartolomé Mitre y allí pusieron un pequeño puesto donde venden artesanías para seguir costeando el viaje, o mejor dicho una de las maneras que tienen para hacerlo. “Hay que vivir y pagar el combustible. Ella en Buenos Aires era guardavidas, auxiliar en kinesiología y se trajo la camilla. Yo trabajé más de nueve años para La Renga, así que tengo la posibilidad de trabajar con algunas bandas vía Internet, así que posiblemente estaré haciendo algún dibujo para alguna banda, cosas así”, comentó Juan.

Acerca de lo que más pudieron disfrutar de Rosario, Flor destacó la amabilidad de las personas que se interesaron en esta aventura a la que se lanzaron: “El paisaje es hermoso, despertamos al lado del Río y fue increíble, pero la gente es aún más linda, se acercaron mucho a tirarnos muy buena energía, preguntarnos si necesitábamos algo, si nos podían ayudar. La gente es lo que más nos gustó de Rosario”.

“Queremos llegar hasta Alaska, pero este país es hermoso para recorrerlo y no hace falta irte del país para ser feliz o cumplir el sueño de vivir viajando”, cerró Juan como mensaje para todos aquellos que sueñan con algún día dejar todo y darle rienda suelta a una experiencia como la que ellos están llevando adelante, pero no se animan.

View this post on Instagram

Alguna vez soñaste con vivir viajando? Nosotros si!! Y mucho.. pero siempre creímos que era solo para "ricos" para gente que tiene muuucha plata... Hasta que un día buscando inspiración.. encontramos un vídeo de los Zapp @familiazappfamily, una familia que lleva más de 18 años viajando en un Graham Paige 1923. Y ahí, después de escucharlos, entendimos que no se trataba de dinero.. que se trata de un SUEÑO, y que para lograrlo lo único que necesitábamos eran esas ganas incansables de lograrlo.. Y desde ese momento empezamos a trabajar más duro que nunca, estamos vendiendo todas nuestras pertenencias...y con la cabeza en un sólo objetivo.. cumplir nuestro gran sueño.. Todavía faltan muuuchas cosas por terminar, pero tengamos todo o falte algo, la fecha ya está.. el 1/3/2020 partimos, para ser los protagonistas de nuestra gran aventura!! Allá vamos Alaska!!! Gracias por acompañarnos!! Los sueños se cumplen.. Flor y Juan . #viajar #vivirviajando #viajeros #argentinaalaska #mercedesbenz #motorhome #casarodante #rodandohacialalibertad #vanlife #vaninprogress #vanlifestyle #motorhomelife #motorhomes #motorhomelifestyle #vanlifeargentina #rodanteros #merche #juanyflor

A post shared by Rodando hacia la libertad (@rodandohacialalibertad) on

x
Paladini flotante