DURAS DECLARACIONES

Ricardo Darín, contundente contra quienes violan la cuarentena: "Es difícil luchar contra la pandemia de pelotudos"

El actor contó cómo atraviesa el aislamiento y con quién durante una extensa entrevista con Diego Leuco. Además, reflexionó sobre las consecuencias sociales, ambientales y afectivas del coronavirus.


En medio de la cuarentena obligatoria dispuesta por el gobierno nacional para aplanar la curva de contagio del coronavirus, Ricardo Darín brindó una extensa entrevista a Diego Leuco. Durante la charla, el actor contó cómo atraviesa los días de aislamiento y con quién y reflexionó sobre las consecuencias sociales, ambientales y afectivas de la enfermedad que azota a la humanidad. Además, se mostró crítico con quienes violan el decreto presidencial. "Es difícil luchar contra la pandemia de pelotudos", expresó, sin medias tintas.

Darín dialogó con Leuco al aire de TN. En el marco de la conversación, contó que se encuentra en su casa junto con su hijo, su esposa y su nuera, la actriz Úrsula Corberó. "Lo llevo como puedo, pero estoy bien. Con paciencia, que es lo que hay que tener. La incertidumbre es algo que nos preocupa a todos. No quiero ser pesimista, pero todos los días vivimos momentos de duelo. Hoy murieron 14 personas", expresó con pesar.

Por otra parte, se mostró preocupado por los efectos sociales del Covid-19 en Buenos Aires. "Tengo una gran preocupación por el momento en el que este virus llegue al conurbano, a los lugares donde la gente no esté bien preparada, como algunos privilegiados como yo o algunos de nosotros. Nosotros somos privilegiados", afirmó.

En ese sentido, agregó: "El aislamiento es un privilegio: si podés quedarte en tu casa y aguantar este tsunami sos un privilegiado, pero hay mucha gente que no está en esa posición" y apuntó: "Esta es una tragedia episódica. Me asusta, me conmueve la numerología de todo este asunto. No olvidemos que ese número tiene nombre y apellido, hay una familia detrás, afectos".

Más adelante, se refirió a su relación con España, uno de los países más afectados, donde desarrolló gran parte de su carrera."Estoy pasando esta cuarentena con mi hijo y su novia, Úrsula Corberó, que nació en Barcelona y también tengo a mi hermana Daniela y a su familia viviendo allá. A veces estamos contentos cuando la curva baja porque murieron 'solamente' 670. Una locura. Mi hermana tiene la suerte de no estar viviendo en el centro de Madrid, ella está en las afueras y puede llevar todo esto de una forma más tranquila. Estamos todos preocupados por todos, algo que no ocurría desde hace mucho tiempo".

También puso el foco en la disminución de la contaminación ambiental producida por la cuarentna y la consecuente baja de la actividad humana. "De este duro golpe se desprenden otras paradojas. Que no estemos circulando le permitió al planeta respirar. A veces, siento que este tipo de cosas son respuestas. Los humanos somos chiquitos, pero importantes si estamos uno al lado del otro. De cómo nos paremos frente a esta tragedia depende nuestro futuro. Ojalá podamos aprender que, si el otro no está bien, no podemos estar bien nosotros".

Además, tras ser consultado sobre las personas que incumplieron el aislamiento, primero se mostró contemplativo: "Es difícil ponerse en la piel de los demás. Seguramente, una parte habrá tenido razones que no están contempladas dentro de las reglas que todos tenemos que cumplir, pero hay situaciones que son muy delicadas y a las que la Justicia evaluará cuando llegue el momento", aseguró, pero en relación a otros casos no dudó: "Eso no quiere decir que no haya pelotudos. Es muy difícil luchar contra la pandemia de pelotudos. El gran problema son los que se creen los más cancheros de la Tierra; algo muy típico de nosotros. Es angustiante para la gran mayoría que está cumpliendo las reglas de aislamiento ver que hay otros que no quieren o no pueden hacerlo. Con los que no pueden, me gustaría, si no rompiera con eso el aislamiento, juntarme para escucharlos".

x
Paladini flotante