SIGUE LA INVESTIGACIÓN

Revelaron la exorbitante cifra que cobró la psiquiatra de Maradona por emitir un certificado trucho

Según se desprende de los chats investigados por la fiscalía y las entradas a la casa donde estaba internado, la médica emitió la constancia sin haberlo revisado.


Las últimas horas con vida de Diego Maradona siguen trayendo polémica en cuanto a qué tipos de cuidados recibió y se reveló un escándalo que apunta de forma directa contra la psiquiatra que lo trató, Agustina Cosachov. Revelaron una exorbitante cifra que cobró por emitir certificados truchos, a través de los chats investigados por la fiscalía.

Según se desprende de la investigación y las entradas a la casa donde estaba internado, la médica emitió la constancia sin haberlo revisado, a pesar de que su abogado asegura que el diagnóstico pudo haber sido por Skype. La médica aseguró que el futbolista estaba ubicado “en tiempo y espacio”, aunque en las conversaciones peritadas se confirmó que ella misma se burló de ese diagnóstico.

"¿Orientado? Jaja". Así contestó Cosachov a un pedido del médico Leopoldo Luque el 26 de octubre de emitir un certificado, supuestamente a pedido de Matías Morla, sobre el estado de salud de Diego Maradona, de acuerdo a la información publicada por Página 12.

"Hay cambio de planes. Se descarta la internación domiciliaria. Matías quiere un certificado de que Diego está orientado en tiempo y espacio", le dice Luque a Cosachov. "¿Orientado? Jaja", responde ella. "Bueno, vos poné que cuando lo viste, lo viste bien”, responde el cirgujano. El certificado, firmado por la psiquiatra tiene fecha falsa, del 20 de octubre, y dice que “Maradona se encuentra perfectamente orientado en tiempo y espacio”.

Se conoció que por este certificado que remarcaba una "perfecta orientación en tiempo y espacio" de Maradona, Cosachov un total de 95 mil pesos.  A su vez, del 5 al 19 de noviembre se supo que el 10 “no para de dormir”, y en los chats se detalló “que tiene un ronquido preocupante, con una respiración con ruido extraño”. La familia expresaba preocupación porque no se levantaba, pero ella lo minimizó con un lenguaje de una total informalidad.

“Che, banquen un cacho. No está pidiendo alcohol. Que se levante a desayunar cuatro medialunas no lo va a mejorar”, contesta. Por esos días, también hay un pedido para que la familia no vaya, así Diego podía tener “aire”.

x
Paladini flotante