piden RESPUESTAS

Renovarse para volver a celebrar: salones de fiestas infantiles exigen el retorno con cuidadosas medidas sanitarias

Son más de 120 establecimientos que se encuentran en una situación crítica. “Muchos clientes nos piden que les devolvamos las señas, pero las tuvimos que usar para el mantenimiento de los salones”, afirmaron.


El coronavirus impactó de lleno en los salones de fiestas infantiles, uno de los rubros que precisa de la aglomeración de personas para funcionar, que hace tres no registra ningún tipo de actividad. Desesperados por la situación económica, representantes del sector se unieron para exigir el retorno al trabajo. Buscan volver al ruedo pero adaptados al contexto sanitario, bajo un estricto protocolo, que impide los juegos compartidos y reduce la capacidad ocupacional. Entre la ciudad y el Gran Rosario hay más de 150 establecimientos, si se suman los que desarrollan eventos para adultos.

“A partir de la pandemia fuimos obligados a cerrar, al principio estábamos todos de acuerdo porque colaboramos con la salud de la población. Estamos aguantando con estos meses sin trabajar, pero ya con mucha dificultad. Muchos de los compañeros tuvieron que cerrar sus locales, nos unimos para defender nuestros intereses”, le aseguraron a Rosario Nuestro y continuaron: “Nos agrupamos salones de Rosario y el Gran Rosario, en total son 150 o 160 entre unos 120 salones para fiestas infantiles, más algunos que tienen canchas de fútbol y otros salones para fiestas de adultos”.

La situación se agravó porque no ingresaron en ningún plan de ayuda del gobierno nacional ni  provincial. Sin embargo, deben afrontar los gastos de servicios y sueldos parasubsistir."La mayoría de los clientes colaboró para reprogramar las fechas para más adelante", destacaron, aunque se les presentó un inconveniente  con otros: "En muchos casos nos están exigiendo la devolución de las señas y en muchos casos las señas fueron usadas para el mantenimiento de los salones”.

Volver a celebrar adaptados a la pandemia

Con todo, no se dan por vencidos y elaboraron un protocolo que les permita volver a trabajar. En ese sentido, explicaron: “Pensamos en trabajar con menos capacidad, y con menos chicos para que puedan mantener la distancia social. Además, en el primer caso no se habilitarían los juegos compartidos, como pelotero estructural, castillo inflable y plaza de juegos".

A su vez, detallaron que "se podrían hacer juegos con animación, shows, con la gente sentada a más distancia y los salones ventilados. Es la propuesta que le vamos a hacer a la Municipalidad y al gobierno provincial”.

“Es muy injusta la situación, nos solidarizamos pero no recibimos ninguna ayuda. Para muchos de nosotros es la única fuente de ingreso. Estamos muy endeudados y necesitamos una solución”, remarcaron y concluyeron: “La propuesta es para hacer una experiencia piloto ya desde fines de junio y si va todo bien, después ir abriendo hacia más invitados y poder habilitar los juegos. Como nosotros somos solamente salones de fiestas infantiles, solicitamos que nos dejen hacer algunas fiestas para adultos sin bailes, sería algún karaoke, algún show. Sería a modo de excepción para pasar esta crisis de la pandemia”.

Se movilizaron frente a la Municipalidad

Un nutrido grupo de titulares de salones de fiestas que se agruparon cuando empezó la pandemia, se manifestaron este miércoles y allí dejaron en claro la crítica situación que viven, el protocolo que proponen y la falta de respuesta por parte de las autoridades provinciales y locales.

Trabajadores de salones de fiestas reclaman frente a la Municipalidad.

Publicado por Rosario Nuestro en Miércoles, 10 de junio de 2020