Recomiendan incluir frutas secas y semillas

Por Gimena Rubolino

lunes 1 de abril, 2019

Las semillas y frutas secas son alimentos de elevada calidad nutricional, y si bien no son bajas en calorías, aportan múltiples beneficios para la salud, por lo que es recomendable consumirlas diariamente.

Las Guías Alimentarias para la Población Argentina recomiendan el consumo diario de dos porciones de aceite, frutas secas o semillas, considerando como una porción a 1 cucharada sopera de aceite o la misma cantidad de semillas o 1 puñado de frutas secas (cerrado).

Las frutas secas tienen un elevado contenido de grasa, proteína y fibra, y un bajo contenido de agua y de hidratos de carbono. Sirven para la prevención cardiovascular debido a sus grasas mayormente insaturadas. Contienen sustancias antioxidantes, magnesio, potasio y fósforo. Aportan vitamina E, ácido fólico y complejo B.

Las semillas cobraron gran popularidad en los últimos años, utilizándose cada vez más en panes, masas de tartas, ensaladas y otros. Aportan ácidos grasos esenciales, minerales y vitaminas E y del complejo B y fibra.

Algunos ejemplos son: semillas de girasol (ayudan a disminuir el colesterol total, el LDL o colesterol malo, y los triglicéridos); semillas de lino o linaza (se utilizan en recetas veganas como sustituto del huevo por la consistencia similar del gel que generan al ser remojadas en agua); semillas de chía (ayudan a la protección cardiovascular, el gel que generan al ser remojadas brinda sensación de saciedad y favorece el tránsito intestinal); semillas de sésamo (su composición previene la acumulación de colesterol en las arterias, contribuyendo en la disminución del riesgo de ateroesclerosis); semillas de amapola.

Se recomienda conservar semillas y frutas secas en un recipiente hermético, lejos de la luz, el calor y la humedad. En el caso de las semillas, para facilitar la digestión, se recomienda molerlas al momento de ser consumidas, para lo cual se puede utilizar un molinillo de café o un mortero.

Comentarios