Conflicto en puerta

Re/Max: tras la decisión judicial que ordena la disolución, ¿puede o no operar en Rosario?

Qué sucede con aquellas personas que se encuentran en medio de una operación inmobiliaria con la empresa de por medio y cuáles son las consecuencias.


Por Ignacio Pellizzón

Tras la reciente decisión de la Inspección General de Justicia (IGJ), que definió que la red de franquicias inmobiliarias Re/Max es “ilícita” y ordenó la “inmediata disolución y liquidación de la empresa” establecida en la Argentina y la inmediata respuesta que emitió la empresa, que salió a rechazar la denuncia por considerarla "infundada" y remarcó que continuará trabajando, surge el interrogante: ¿Puede o no puede operar?

Desde la Cámara de Corredores Inmobiliarios de Rosario (Cadeiros) prefirieron no opinar al respecto hasta que se aclare la situación y la Justicia determine las condiciones de la firma, con lo cual no emitirán ningún tipo de comunicado ni declaración al respecto. Por parte del Colegio de Corredores Inmobiliarios de la ciudad, su presidente, Andrés Gariboldi, expresó a Rosario Nuestro que “desde el Concejo Federal del país decimos que la profesión –de Corredor Inmobiliario- no es franquiciable”.

Apuntó a que “la profesión dejó de ser independiente para ser comerciante. Hoy es necesario ser un profesional para operar como Corredor Inmobiliario”. “En Rosario hay cuatro o cinco universidades que otorgan el título emitido por el Ministerio de Educación de la Nación”, aseguró. Lo que está sucediendo con Re/Max en Rosario es que “por cada franquicia hay un corredor y 20 agentes monotributistas, que no poseen el título, y ejercen de manera ilegal la profesión. Así, bajo esta modalidad, hay unas nueve sucursarle en la ciudad”, aseveró el presidente del Colegio e insistió: “Se trata de una competencia desleal, porque tiene a personas trabajando de manera irregular, generando precarización laboral, sin relación alguna de dependencia, lo cual es una ventaja en comparación con otras empresas”.

Entonces, ¿qué sucede con aquellas personas que se encuentran en pleno trámite inmobiliario con Re/Max como intermediario?; Ariel D'Orazio, coordinador del Consejo Asesor de Defensa de la Vivienda e Inquilinos de la Oficina Municipal del Consumidor de Rosario, explicó a Rosario Nuestro que “todo lo que está firmado tiene validez”, porque “aunque no se trate de una operación con corredor matriculado, tiene la vigencia de un documento entre privados”. En concreto, D´Orazio detalló que “el hecho de realizar una operación, por ejemplo compra-venta de inmueble, con alguien que no está matriculado, lo que se pierde es la posibilidad de responsabilizar a la empresa que intermedia en la operación que, en este caso, sería Re/Max”.

“Si hubiere algún inconveniente en la transacción, la persona afectada no podría recurrir al Colegio de Corredores Inmobiliarios justamente porque no hubo de por medio un profesional matriculado, sino que debería reclamar por otra vía”, puntualizó el referente de Defensa al Consumidor. Y para llevar tranquilidad a quienes estén en el medio de un proceso, D´Orazio aseguró: “Si la justicia fallara a favor de la IGJ y Re/Max dejaría de operar de manera intempestiva, las partes involucradas en la operación (comprador y vendedor) podrían avanzar sin problemas y se evitarían el pago del 3% más IVA que se exige, ya que sería lo mismo que una transacción mediante dueño directo”.

Re/Max desde adentro

Desde el corazón de la compañía deslizaron que se trata de una denuncia contra Re/Max Argentina que ya se ha hecho en otras oportunidades, según explicaron a Rosario Nuestro fuentes ligadas a la empresa que solicitaron absoluta reserva. Entre otros detalles, apuntaron a que hay algunas personas dentro del Colegio que se ven afectados frente Re/Max, porque están perdiendo mercado por no poder adaptarse a las nuevas modalidades y estrategias de venta que van surgiendo, destacaron en voz baja.

También, aclararon que, hasta el momento, Re/Max no fue notificado oficialmente de la disposición de la IGJ, por ende, lo más probable es que se tarde en determinar cómo seguirá porque seguramente la empresa apelará y los tiempos se van a dilatar hasta que se obtenga una resolución concreta. De hecho, indicaron, que una situación similar ya sucedió y se falló a favor de la firma.

Oficialmente desde la empresa lanzaron un comunicado y ratificaron que seguirán trabajando: “Rechazamos enfáticamente el contenido de la denuncia de CUCICBA frente a la IGJ, la misma es infundada y no implica el cese ni suspensión de la actividad de RE/MAX. Las oficinas seguirán prestando servicio a sus clientes, como lo han hecho hasta ahora, llevando el mejor servicio inmobiliario”.