ESTREMECEDOR RELATO

Quisieron matarlo para robarle en zona noroeste y un taxista lo salvó: “No soy creyente, pero estaba ahí para darme vida”

Valentino Ciani tiene 22 años, su vida estuvo en riesgo y busca al taxista que lo salvó para agradecerle. "No sé si estaría contando esta historia si no estaba este hombre", aseguró.


Pudo ser una de las tantas víctimas de la inseguridad de Rosario, pero contó con una especie de ángel guardián. Valentino Ciani tiene 22 años y experimentó una situación extrema cuando este martes lo apuntaron con un arma dispuestos a matarlo para robarle cuando regresaba a su casa en la zona noroeste de la ciudad. El taxista que lo llevó hasta allá, intervino y le salvó la vida. “No soy creyente, pero esta persona estaba ahí para darme vida”, contó el joven a este medio, quien busca a su salvador para poder agradecerle por su heroico acto: "No sé si estaría contando esta historia si no estaba este hombre".

En diálogo con Rosario Nuestro, el muchacho que se desempeña como profesor de fútbol en Morning Star, Defensores de Funes y Grupo Ekipo de la misma localidad, brindó más detalles del episodio que vivió: “Me tomé el taxi en la Terminal de colectivos, a la altura del Mercado del Patio y me trajeron a Urquiza y Pascual Rosas, me bajé a 20 metros de mi casa, le dije que me deje ahí porque nunca iba a pensar que me iba a pasar eso. Me bajo, empiezo a caminar y veo que una moto baja la velocidad y el de atrás me mira, entonces automáticamente corro a la vereda de enfrente. El ladrón se baja de la moto, me sigue, cuando veo que está por sacar el arma, me paralizo, tiro las cosas, le digo ‘pará, no me tirés’, y cuando me está por apuntar y tirar el taxista se mete en el medio con el auto y me dice ‘metete’, así que me metí y él le tiró el auto a los choros. Ellos tienen miedo, se vuelven a la moto y se van”.

“Tuve la suerte que dejé las cosas en la vereda de enfrente. El taxista me salvó la vida básicamente y además fue muy inteligente al tirarle al auto, ellos no tuvieron tiempo a cruzarse de vereda y llevarse las cosas. Uno no sabe si hubiese podido contar esta historia si no estaba este hombre. Lamentablemente hoy en día en Rosario se sufre esto, ya murieron varias personas por la inseguridad, es lo que nos toca a vivir”, continuó Valentino y añadió: “En el momento quedé shockeado, me puse muy mal, a putear, a llorar, pensé que me habían robado todo. A mí me roban esto y no puedo trabajar, encima que venimos de tres semanas y los entrenamientos no se pueden realizar, venimos con una situación bastante complicada por la situación del covid. Cuando el taxista bajó para consolarme me dijo pero pará ‘ahí están las cosas que vos dejaste’, y me vino el alma al cuerpo. No pude sacarle ningún dato porque estaba shoqueado”.

Acerca de cómo está compuesta su familia y lo que representa para ellos atravesar este momento de tal angustia, relató: “Vivo con mis viejos en la casa de al lado, mi vieja escucha eso y sale a la calle. Fue un momento para todos, son gente grande y uno la tiene que cuidar con toda esta situación del virus y que también vivan esto no es bueno para nada. Por suerte lo puedo contar y no me robaron nada, pero hay gente que pierde un ser querido y tarda meses, años en recuperarse y poder salir adelante”.

“No soy creyente, no tengo una familia que me haya inculcado la religión pero en este momento pienso que parece que esta persona estaba ahí para darme vida, porque eso fue lo que me dio. Espero que le llegue y lo escuche, en el momento no le pedí ningún dato, pero me gustaría agradecerle”, finalizó el protagonista de esta historia que tuvo final feliz por la acción heroica de un taxista al que este joven desea poder encontrar para darle las gracias como amerita la situación.

x
Paladini hasta 30-06