¿Qué tomó Viviana Canosa?: la conductora bebió al aire un peligroso químico y fue duramente criticada

En el final de su programa mostró una botella que, según anunció, tenía dióxido de cloro (CDS) y bebió un sorbo. Este químico está desaconsejado por la ANMAT.


Viviana Canosa se metió de lleno en el foco de la tormenta: cuando estaba finalizando la edición de este miércoles de su programa "Nada Personal" que se emite todos los miércoles desde las 23 hasta la medianoche por El Nueve, sacó de debajo de su escritorio una botella, anunció que contenía dóxido de cloro (CDS), un químico muy peligroso desaconsejado por la ANMAT y bebió un trago.

"Voy a tomar un poquito de mi CDS, que oxigena la sangre, viene divino, yo lo recomiendo y les muestro lo que hago", aseguró la conductora mientras se despedía del aire. De inmediato, en las redes sociales comenzaron a criticarla con fiereza por el mensaje que estaba dando.

"¿Alguien conoce el currículum científico d Viviana Canosa?Capaz q tiene algún doctorado en bioquímica,farmacología o medicina en alguna universidad importante...De lo contrario no creo q ande promoviendo la ingestión libre d sustancias comprobadamente dañinas para la salud,¿no?", fue uno de los comentarios de una usuaria de Twitter, mientras que otro, publicó: "Amaría que seamos un país más normal, donde Viviana Canosa estaría presa en éstos momentos por tomar en vivo cds, siendo una comunicadora social. Un fiscal debería actuar de oficio e imputarla".

Qué es el dióxido de cloro

Es una solución al 28 por ciento de clorito de sodio en agua destilada que se usa como blanqueador y para descontaminar superficies industriales, lleva años publicitándose como un remedio para muchas afecciones y enfermedades que van desde malaria, a la diabetes y asma, el autismo o incluso el cáncer. Sin embargo, ninguna institución sanitaria lo reconoce como medicamento. La lista de contraindicaciones es larga y diversas autoridades han lanzado contundentes advertencias contra su uso. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, en inglés) afirmó en una nota del 8 de abril que no hay "ninguna evidencia científica que apoye su seguridad o eficacia, y presenta riesgos considerables a la salud de los pacientes".

La Anmat desaconsejó su usó como tratamiento para el Covid-19 y destacó que su ingesta puede causar "irritación en el esófago y estómago, dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea e intoxicaciones severas, entre otras complicaciones que pueden incluir graves trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales".