La disputa en los barrios rosarinos

¿Que hay detrás del homicidio de la zona sur?

La víctima está relacionada con la venta minorista de droga.

Redacción Rosario Nuestro

lunes 22 de enero, 2018

Policía de Santa Fe

Foto: Franco Trovato Fuoco

La noche del sábado terminó manchada de sangre. Javier, un joven de 22 años, fue acribillado en la esquina de Ovidio Lagos y Presidente Quintana en un hecho con claros tintes mafiosos. Los investigadores suponen que el crimen está relacionado con una guerra entre bandas de la zona, en medio de una disputa por el control de la venta de drogas. No creen que el homicidio tenga que ver con la disputa de los clanes Funes y Camino; pero no lo descartan: “es tan grande ese quilombo, que no estamos en condiciones de negar nada”.

El ataque

Faltaban 15 minutos para la medianoche del domingo. Javier Moyano terminaba de hacer una transacción en la esquina de Ovidio Lagos y Presidente Quintana, con dos jóvenes —una chica y un chico, de 25 y 20 años respectivamente—. Ellos se fueron del lugar e una moto y él, que se movía a pie, empezaba su retirada del lugar cuando se le aparecieron un grupo de personas en un utilitario color oscuro.

Sin mediar palabra ni advertencia, uno de los recién llegados bajó del vehículo y le disparó quince tiros a Moyano, que cayó malherido sobre la vereda y desde allí pudo ver como sus verdugos huían de la escena del crimen.

Javier fue trasladado al Heca, donde murió minutos antes de la una del domingo.

La venta y la pelea

Los dos jóvenes que estaban junto a Moyano antes de ser atacado fueron detenidos luego de una breve persecución. Los policías supusieron que estaban relacionados con el homicidio, pero luego de un largo interrogatorio ambos sospechosos le explicaron a los uniformados que se habían encontrado con la víctima para comprarle droga. Habían coordinado la cita vía Facebook.

Un alto vocero del caso explicó a RosarioNuestro que, según los primeros datos que obtuvieron en la investigación, el joven acribillado formaba parte de una banda que menudeaba estupefacientes en zona sudoeste y su homicidio estaría vinculado a esta disputa.

Cuando fue consultado sobre la posible relación del crimen con la —ya célebre— disputa entre el Clan Funes y el Clan Camino, el investigador no lo confirmó ni lo negó: “el mapa narco rosarino es muy  complejo y las bandas tienen patas en todos los barrios. Por el momento no estamos en condiciones de relacionarlos”.

Comentarios