21°
miercoles 27 de septiembre del 2023

Palabras cruzadas: siguen los cortocircuitos en Newell’s

Newell’s no tiene descanso. Cuando parece que nada peor puede pasar, aparece un hecho superador. Este martes una nueva novela se escribió en el club del Parque: el «Caso Colombo».

Que pasó a saludar, que iba a firmar, que se realizó la revisión médica, que no… Versiones cruzadas giraron en torno al nombre del defensor, que estuvo por la mañana en Bella Vista.

Uno de los que intentaron explicar la situación, fue el representante del futbolista, Horacio Rossi, quien en Radio Mitre Rosario dijo: «Fui a Bella Vista a saludar a Bernardello, y me acompañó Rodrigo (Colombo) porque conoce al cuerpo técnico. No hubo ninguna revisación médica. Vino el médico del club a saludarnos y sólo le hizo una consulta, pero de ahí nos fuimos. Todo lo que se dijo no es así. Tenemos un compromiso con Huancayo y mañana (miércoles) estaremos ahí».

Mientras por un lado desmienten tal revisión, desde el cuerpo médico rojinegro afirman que la misma existió. «Vino el jugador con Bermúdez, y a las 13 le hicimos la revisación, después se iba para el club a firmar contrato», le confesaron a Rosario Nuestro.

Por otra parte, está el ala dirigencial. Desde el entorno de la comisión apuntan al presidente Eduardo Bermúdez como el responsable de intentar cerrar la llegada de Colombo a Newell’s, y como quien ordenó el control médico sobre el futbolista -para posteriormente sellar el vínculo-. Posterior a esto, otra parte de los directivos se opusieron a la decisión -sin consenso- de la máxima autoridad institucional.

Por último, está el Huancayo. El cuadro peruano que espera este jueves al futbolista, y su entrenador, Marcelo Grioni, también se mostró sorprendido por todo lo que ocurrió: «Me empezaron a llamar de Perú, de Rosario, mis compañeros… Y no me podía contactar con el representante de Colombo. Después hablé con Rodrigo y me dijo que era todo mentira, y estaba todo ‘Ok’ para ir mañana a Perú», contó en Mitre.

Versiones cruzadas, contradicciones, y un sin fin de idas y vueltas que terminan en un nuevo golpe a la imagen institucional de Newell’s, donde día a día queda más marcada y expuesta la interna dirigencial.