guerra comercial

Pymes metalúrgicas argentinas están en alerta por anuncios de Trump sobre aranceles

La Cámara de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica Argentina (CAMIMA) resaltó hoy que "existe gran preocupación" en el sector por la decisión de los Estados Unidos de imponer nuevamente aranceles a la importación de acero y aluminio.


"Afecta de manera directa a toda la cadena de valor de las grandes empresas fabricantes de esos productos", argumentó y pidió al Gobierno "negociar por vía diplomática" una salida para el conflicto.

El presidente de la entidad, José Luis Ammaturo, subrayó que "existe gran preocupación en el sector de las pequeñas y medianas empresas metalúrgicas por la decisión del Gobierno de los Estados Unidos de subir los aranceles a la importación de acero y aluminio proveniente de la Argentina".

"Si bien el aumento del arancel no alcanza a las pymes metalúrgicas porque no son las fabricantes de aluminio ni de acero, como proveedoras de esa industria sí las afecta fuertemente", consideró.

De ese modo, destacó: "Necesitamos que, como garante de los intereses nacionales, el Gobierno tome cartas en el asunto y por vía diplomática busque una salida a esta situación que puede agravar aún más el estado de estancamiento de parte de la industria metalúrgica".

"Además de lo que la medida puede afectar a las cadenas de valor de la industria del acero y el aluminio, la Argentina necesita del ingreso de dólares y las exportaciones es una de las maneras de ingreso genuino. Por eso también resulta fundamental potenciarlas, defenderlas y alcanzar acuerdos con los países de destino", insistió.