Radio Mitre Rosario

Productores de yerba: "El Estado se lleva todo, nosotros somos la variable de ajuste"

El mate, parte de la ciencia

A raíz del reciente aumento del precio de la yerba en las góndolas de los supermercados Radio Mitre Rosario dialogó con Cristian Klingbeil representante de APAM (Asociación de productores Agrícolas de Misiones) quien denunció la emergencia que estan atraevezando los productores por la escasa paga por cosecha frente a la inflación.

Si bien el gobierno nacional recientemente autorizó un aumento de 36 puntos desde el sector alertan que “no alcanza”.

“Estamos muy lejos de lo que necesitamos, la mayoría coincide que se necesita $13.50 por kg. de hoja verde cosechada pero nosotros no estamos de acuerdo porque eso se estableció con el índice inflacionario del año pasado, ¿pero qué hacemos con la inflación que tenemos ahora?”, explica con preocupación.

“Estamos en los primeros días de abril y parece que pasaron dos años con los aumentos que tenemos y tenemos que aguantar hasta fines de septiembre”, resalta explicando que la cosecha se levanta una sola vez al año.

“Lo más grave es que nosotros levantamos la cosecha una vez al año y tenemos que esperar un año para volver a cosechar”

En relación a ello resalta que actualmente les pagarían $11.55 y que según el aumento nacional y lo que coincide la mayoría de las asociaciones elevarían la paga a $13,50 por kilo.

“Hay una contradicción por parte del gobierno nacional. Apenas iniciaron su mandato nos dijeron que el problema que teníamos es que no éramos productivos, ¿pero cómo hacemos para invertir con la paga que nos dan? Algunos no calificamos para tomar créditos en los bancos y con la tasa de interés que hay tampoco es sustentable”, denuncia.

Un delirio: precio de góndola vs precio de cosecha

La yerba se encuentra en las góndolas de los almacenes y supermercados a un promedio de $50  por kilo, pero a los productores se les paga no más de $12.

Según APAM el Estado se lleva la mayor parte de la recaudación en concepto de impuestos.

Klingbeil resalta que se tiene que rediscutir el rol del Estado y las cadenas de distribución. “Dicen que la mitad de lo que paga el consumidor es impuestos y el resto debemos dividirlo en 4 eslabones”, confiesa.

“El problema es que el Estado se lleva todo y nosotros somos la variable de ajuste, porque el supermercado pone su margen de ganancia, el molinero también y lo que sobra queda para el pecadero, quien además le paga al productor y éste por último tiene que arreglar con los obreros rurales”, resume.

Por último resalta que la situación que están atravesando los productores es insostenible y que corre peligro la continuidad de su trabajo.

“Tratamos de que los productores tomen conciencia y no se apuren a cosechar pero cuando tienen que pagar impuestos y sus cuentas personales se ven obligados a rematar su producción para sobrevivir”.

“Mucha gente está abandonando la producción porque se hace imposible seguir trabajando’’, finalizó.