14°
miercoles 17 de abril del 2024

Procesaron a Chano por abuso sexual agravado contra Militta Bora

En su momento el caso había sido cerrado, sin embargo, la Cámara del Crimen convalidó todo y la querella fue la que llevó el debate a Casación. "Fui víctima de una violación y sufrí violencia física y psicológica en muchas ocasiones", denunció la cantante.

El cantante Santiago «Chano» Moreno Charpentier fue procesado por abuso sexual agravado contra su colega y ex pareja Militta Bora, quien lo denunció en 2018.

Fuentes judiciales revelaron a la agencia NA que el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional número 60, a cargo de Luis Alberto Schelgel, dispuso esa resolución sin prisión preventiva para el músico, pero con un embargo de 704.700 pesos.

Asimismo, la Justicia rechazó el pedido de prescripción y Chano seguirá bajo proceso por otros dos episodios de violencia contra Bora, quien era su pareja.

En 2018 la cantante remarcó: «Fui víctima de una violación y sufrí violencia física y psicológica en muchas ocasiones. La violación fue en una de las últimas peleas que tuvimos. Él estaba muy drogado entonces me encerré en un cuarto a esperar a que se durmiera así yo me podía ir, porque no me dejaba. En un momento, en la madrugada, me forcejeó tanto que me marcó todos los brazos».

«Una vez me agarró del cuello y me puso contra la pared, acusándome de que quería seducir a su asistente. Una vez me ató la cabeza con una sábana. Me decía que se iba a encargar de que yo no laburara nunca más, y que era impune porque había salido impune de los choques. Yo llamaba al 911 y cuando llegaba el patrullero me hacía decirles que no había pasado nada, que era solo una pelea de pareja», agregó la víctima.

En el fallo, el magistrado remarcó que «lo que sí se ha acreditado es que en el marco de violencia en el que se desarrolló el vínculo entre ellos, era Moreno Charpentier el que tenía atemorizada a Bora con perjudicarla laboralmente».

«Esto, de hecho, y más allá ‘de las dificultades que atravesó para reconocer la naturaleza delictual de los hechos padecidos’ es un dato contundente para explicar y entender por qué Bora demoró dos años en radicar su denuncia», precisó Schelgel.

En su momento el caso había sido cerrado primero sin siquiera llamar a la artista a declarar. Después, cuando Bora se presentó y contó con detalles lo ocurrido, mostró fotos y ofreció testigos, la cerraron nuevamente porque ya lo habían decidido antes.

Sin embargo, la Cámara del Crimen convalidó todo y la querella fue la que llevó el debate a Casación, que sostuvo que tanto los camaristas como el Juzgado número 46 ya no podían intervenir y ordenó que todo vaya a otro juzgado para ser finalmente investigado.