economía

¿Por qué invertir en un plazo fijo?

El plazo fijo es una de las alternativas de inversión existentes más accesibles, seguras y fáciles de realizar para hacer crecer los ahorros.


El plazo fijo es una de las alternativas de inversión existentes más accesibles, seguras y fáciles de realizar para hacer crecer los ahorros. Por eso es que se encuentra entre las  opciones más elegidas por aquellos que están realizando sus primeras incursiones en el mundo de las inversiones.

Una de las características que hacen del plazo fijo una inversión ideal para dar los primeros pasos en el mundo de las inversiones es que es posible conocer el rendimiento que dará el monto invertido en el plazo elegido de manera exacta.

Actualmente es posible solicitar un plazo fijo sin la necesidad de salir del hogar, ya que se trata de un trámite que puede gestionarse por completo a través de la página web de las distintas entidades financieras.

Una inversión accesible

El plazo fijo es una inversión accesible por el hecho de que no es necesario ser un gran inversionista ni tener mayores conocimientos del mundo financiero.

Los requisitos para la constitución de un plazo fijo suelen ser pocos y básicos, resultando simples para cualquier ahorrista que desee obtener una renta de sus ahorros. De hecho, en algunos casos los bancos no exigen que quien sea titular de la inversión sea cliente de la institución.

Otro de los elementos que hacen a la accesibilidad de los plazos fijos es que los bancos suelen estipular montos mínimos relativamente bajos en pesos y en dólares. El monto mínimo suele ser de mil pesos argentinos o mil dólares norteamericanos, aunque puede variar con el tiempo y con el banco en cuestión.

Una inversión segura

Como se mencionó anteriormente, el plazo fijo es una inversión segura e ideal para quienes se encuentren incursionando en el mundo de las inversiones financieras, ya que se trata de una manera de hacer crecer los ahorros que no dará sorpresas.

El secreto de la predecibilidad del plazo fijo radica en una palabra clave: el rendimiento. Éste elemento, a su vez, varía dependiendo directamente de un segundo factor que puede ser elegido por el inversor, que es el plazo.

El rendimiento es el porcentaje del monto invertido que determina la ganancia, y aumenta o disminuye proporcionalmente con el plazo elegido de duración de la inversión. Por eso, sabiendo el monto, el plazo y el rendimiento, es posible calcular exactamente la ganancia que se obtendrá por la inversión en el período de tiempo determinado.

Una inversión fácil

El plazo fijo también tiene la característica de ser una inversión fácil de realizar, ya que es posible gestionarla por completo a través de internet, y a su vez allí mismo existe la posibilidad de utilizar un simulador de plazo fijo que calcula automáticamente el neto a cobrar.

Si bien actualmente las personas suelen utilizar la página web del banco para constituir plazos fijos, para quienes no se sientan cómodos navegando en la web, también es posible hacerlo a través de las terminales de autoservicio, en las sucursales, o a través de la banca telefónica.

Una de las ventajas que ofrecen los bancos en sus sitios web es la posibilidad de utilizar los simuladores de plazos fijos, ya que evitan la necesidad de hacer cuentas que pueden resultar engorrosas para los principiantes.

El simulador de plazo fijo es una gran herramienta, ya que solo requiere que se ingrese  el monto que se desea invertir y el plazo por el que se planea dejar el dinero inmovilizado. A cambio de esta información, el simulador devuelve el resultado exacto del dinero que se recibiría al cumplirse el plazo.