¿Por qué estamos ansiosos en fin de año?

La lista de los objetivos cumplidos no siempre se achica y esto puede generar angustia, incertidumbre y estrés por alcanzarlos. Cómo lograr un equilibrio emocional.

Por Gimena Rubolino

lunes 25 de diciembre, 2017

Es un momento de inflexión porque solemos hacer un balance de todo lo que nos pasó en el año. Generalmente abarca cosas buenas y otras no tanto…

¿Qué nos quedó pendiente?, ¿Qué quiero y qué no para el nuevo año? Además, se suman a estas preguntas eventos familiares y sociales con agendas apretadas, planificación de vacaciones y corridas de un lado al otro para celebrar las fiestas. De esta manera, aparecen los primeros síntomas de ansiedad y estrés.

Especialistas en psicología definen a la ansiedad como “un estado mental que suele abarcar el temor, la impaciencia, la preocupación y la inseguridad como síntomas más comunes”.

El bloqueo emocional que genera la ansiedad impide el reconocimiento de los factores que producen estrés. El miedo al cambio es uno de los factores más usuales que se consideran como estresores o causantes de ansiedad: interfieren con nuestro orden diario, alteran nuestra rutina y nos sacan de la zona de confort.

Según una encuesta realizada por la Asociación Americana de Psicología (APA) los problemas económicos son una de las principales causas de estrés durante la temporada de las fiestas. Datos recientes recopilados en la encuesta anual Stress in America de la APA confirman este extremo e informan de que el 62% de las personas se sienten estresadas a causa del dinero.

La culminación de un nuevo año y la presión de todo lo que no pudimos realizar, o aquello que perdimos, siempre está presente. El concepto de la etapa que finaliza, y el paso del tiempo nos hace percibir lo que se va y eso es un mero causante de nervios” afirma Hebe Perrone, Directora de la carrera de Psicología de Fundación Barceló.

Perrone sostiene que una vez establecidas cuáles son las problemáticas y sus causas, es posible avanzar hacia la solución. Dentro de un proceso no patológico de ansiedad, la persona cuenta con recursos que le permiten organizarse y enfrentar las situaciones temidas.

 

Consejos para hacerle frente al estrés:

  • Ser organizado: es conveniente hacer una lista de eventos y tareas a realizar y también pueden establecerse los objetivos a alcanzar en el próximo año.
  • No angustiarse por el dinero: fijar un presupuesto y no gastar más de lo planeado. No comprar regalos por encima de nuestras posibilidades significará una preocupación menos para el resto del año.
  •  Empezar terapia: todos tenemos conflictos que no podemos resolver solos. El nuevo año puede ser un buen momento para empezar psicoterapia.
  • Realizar ejercicio: si el sedentarismo es parte de nuestra vida, se puede comenzar con caminatas cortar. Es importante mantener un horario regular de sueño, alimentación equilibrada y limitar la cantidad de alcohol.

 

 

 

 

Comentarios