novedades en la causa

Para el fiscal, el crimen del entrenador Marcos Guenchul "fue planificado"

C. S., de 31 años, fue imputado este martes en el Centro de Justicia Penal. Seguirá detenido.


C. S, el único detenido por el crimen del entrenador Marcos Guenchul, perpetrado el 23 de julio en Sucre y Mendoza cuando salía de su gimnasio, continuará tras las rejas. Así lo decidió este martes la jueza que entiende en la causa luego de la audiencia imputativa, que tuvo lugar en el Centro de Justicia Penal de Rosario. En tanto, de acuerdo al fiscal, Adrián Spelta, el asesinato fue planificado. A su vez, el funcionario reveló que la víctima tenía un conflicto interpersonal con su expareja, actual novia del apresado, por la tenencia de su hija. Por su parte, el sospechoso se abstuvo de declarar.

Fuentes del Ministerio Público de la Acusación (MPA) señalaron que al hombre de 31 años se le achaca el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en carácter de coautor funcional. Además, afirmaron que otra persona, aún no identificada, participó del asesinato.

En diálogo con la prensa, Spelta afirmó que se reconstruyó a partir las cámaras de videovigilancia el trayecto del vehículo, un Peugeot 208 propiedad el acusado, del cual se bajó el autor material para interceptar a la víctima, dispararle en la cabeza y luego volver a ingresar para darse a la fuga. "El vehículo se detuvo durante 49 minutos en Paraná y Mendoza, en la puerta del gimnasio, hasta que la víctima sale para abordar la línea K". También señaló que, de acuerdo a las imágenes, la víctima fue abordada en Sucre hacia el sur en forma violenta antes de subirse al colectivo. "Después de hacer 30 metros y extraerle la mochila, le realizan dos disparos, uno impacta en el cráneo", destacó.

Asimismo, detalló que según el testimonio del chofer de la línea K, no hubo una discusión sino una amenaza por parte de los atacantes, uno de los cuales aún no fue individualizado. "El único conflicto que tenía (Guenchul) era con su expareja, actual pareja del detenido, por una menor (hija de ambos). El señor Guenchul había formulado denuncias y había logrado acceder a la visita de la menor. Dos días después (del hecho) iba a realizar la visita por primera vez y había denuncias por impedimento de contacto", aseguró.

Finalmente, indicó que todavía se investiga quién fue el que apretó el gatillo, al tiempo que aseveró que tanto Soso como su novia se deshicieron de sus teléfonos celulares al día siguiente del fallecimiento de Guenchul y que ambos utilizan otros números. La joven declaró en calidad de testigo.