¿Pan lactal o casero?

El Consejo Argentino sobre Seguridad de Alimentos y Nutrición explica las diferencias y similitudes que ofrecen las dos variantes.

Por Gimena Rubolino

lunes 28 de enero, 2019

El pan lactal es un tipo de pan que se diferencia del francés o común porque se elabora con leche y materia grasa y se hornea en moldes de forma alargada y rectangular. Además, se caracteriza por tener una textura blanda y ser vendido en rebanadas en los supermercados (industrial) o en las panaderías de barrio. También se puede elaborar en casa (casero).

El pan lactal de panadería o casero se obtiene a través de un proceso no automatizado, con bajos niveles de tecnificación y es intensivo en mano de obra. Por otro lado, el pan lactal industrial se elabora en plantas industriales que cuentan con líneas de producción automatizadas o semi automatizadas, y que utilizan tecnologías de producción intensivas en capital.

Para elaborar pan lactal de panadería o casero se utiliza harina 000 (55- 90%), agua (puede llegar a representar el 30%), materia grasa de origen animal (manteca) o vegetal (aceite) (hasta el 4,5%), levadura, leche en polvo, sal (2%) y azúcar. Por otro lado, en la producción de pan lactal industrial o envasado resulta imprescindible agregar conservantes que le otorgan mayor durabilidad al producto.

Tanto el pan lactal de panadería o casero como el industrial pueden ser igualmente inocuos, siempre y cuando durante su elaboración se sigan normas de higiene y manipulación correcta de los ingredientes y de los utensilios, se utilicen materias primas inocuas, agua segura y aditivos alimentarios autorizados, entre las principales medidas.

¿Los diferentes tipos de pan lactal son iguales desde el punto de vista nutricional?

No, porque en la elaboración de los diferentes tipos de pan lactal puede variar la materia grasa utilizada. En la elaboración de pan lactal de panadería o casero generalmente se suele utilizar manteca, que le aporta un mayor contenido de grasas saturadas y colesterol. El consumo en exceso de grasas saturadas eleva el nivel de colesterol LDL (o también llamado colesterol malo), que aumenta el riesgo de tener una enfermedad cardiovascular. Es por ello que las Guías Alimentarias para la Población Argentina recomiendan limitar el consumo de manteca, margarina, grasa animal y crema de leche. En cambio, en la elaboración del pan lactal industrial se utiliza aceite vegetal, que aporta un mayor contenido de grasas insaturadas y no contiene colesterol.

Comentarios