RECLAMO

Nutrida movilización de repartidores en el centro rosarino: “Si nuestro trabajo es esencial, nuestra vida también”

Denunciaron que hubo seis muertes por accidentes laborales en el rubro desde que inició la pandemia y "las empresas miran para el costado". También pidieron que "no se corte el IFE".


En el marco de un paro internacional de repartidores, que fue convocado desde Brasil, trabajadores rosarinos de este sector se movilizaron desde la Plaza Pringles, ubicada en Córdoba y Presidente Roca hacia la sede de Gobernación en Santa Fe al 1900. Reclamaron por las pésimas condiciones laborales que tienen, denunciaron que ya hubo seis muertos por accidentes laborales desde que comenzó la cuarentena y las empresas nunca les brindan respuestas, y pidieron que no se corte el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), teniendo en cuenta que el presidente Alberto Fernández anunció que solamente se sostendrá en las provincias o áreas más afectadas por el coronavirus, como el AMBA y Chaco, por ejemplo.

Rosario Nuestro se hizo presente en el lugar y dialogó con una de las trabajadoras, que afirmó: “Estamos exigiendo que, siendo que somos trabajadores esenciales, estamos permanentemente en exposición al coronavirus y las empresas miran para otro lado. No nos proveen de barbijos, ni de alcohol en gel, ni tenemos ART, también estamos denunciando que cuando tenemos accidentes laborales también miran para otro lado, ya hay seis muertos desde que empezó la cuarentena”.

“Cuando hay accidentes laborales, si mandas un mensaje a soporte porque no les ves las caras a tus jefes, las empresas te mandan un mensaje automático preguntándote cómo está el pedido en vez de preguntar por tu vida. Exigimos que si nuestro trabajo es esencial, nuestra vida también. Queremos tener derecho laborales y derechos sindicales, que hoy no tenemos. Les pedimos a los sindicatos que nos den una mano para levantar nuestras demandas”, continuó y detalló: “Antes de la pandemia éramos 3.000, pero con esto hubo un boom y mucha gente se tuvo que volcar a este trabajo por necesidad pero no por las condiciones laborales, que son muy malas”.

Además, señaló que quieren "que no se corte el IFE" porque "hay mucha gente que lo necesita porque se vio muy golpeada por la crisis". Esto es en relación al bono de 10 mil pesos que entregó el Estado en dos meses consecutivos y que ahora sería restringido únicamente a las provincias o áreas en las que el coronavirus afecta mayormente. “Aprendimos que nos tenemos que cuidar entre trabajadores porque las empresas miran para el costado, no tenemos sindicato, nos vemos completamente desprotegidos y nos tenemos que organizar entre nosotros”, resaltó.

“Vamos a organizar una asamblea de trabajadores de reparto para ver cómo continuar la lucha, a quién le hacemos la exigencia. Los gobiernos de los tres niveles, nacional, provincial y municipal, no nos dieron respuesta”, cerró la trabajadora.

Mirá la nota completa

Paro Internacional de Repartidores: se movilizan por el microcentro de la ciudad.

Publicado por Rosario Nuestro en Miércoles, 1 de julio de 2020