100 años de radio

Nacho Russo: "Vivo por y para la radio"

El conductor del programa Todo Pasa recordó sus primeros pasos en un estudio y reflexionó sobre su labor. "Este trabajo tiene encantos que son únicos e irrepetibles", afirmó en diálogo con Rosario Nuestro.


El 27 de agosto de 1920 un grupo de aficionados, formado por Enrique Susini, César Guerrico, Luis Romero Carranza y Miguel Mujica, transmitió la ópera Parsifal de Richard Wagner en vivo desde la terraza del teatro Coliseo en Buenos Aires y materializó la primera emisión de radio en Argentina. Ese día marcó un antes y un después en la historia del país y significó el nacimiento de un universo de información, entretenimiento y compañía. Este jueves se cumplen cien años de esa jornada que surgió como sueño.

Para Nacho Russo, conductor del emblemático programa local Todo Pasa, que se emite por Radiofónica, la radio es lisa y llanamente su vida. "Vivo por y para la radio", confiesa en una entrevista con Rosario Nuestro. Obsesivo por naturaleza, añade: "Vivo todos los días pensando en hacer un programa un poco más lindo, en hacer algo que le saque una sonrisa a la gente, más en este momento tan difícil".

Russo tiene 40 años. Es inquieto y tiene voz ronca. Sus primeros pasos en un estudio los dio hace casi dos décadas. Después de algunos intentos amateurs con amigos entró a Café con f, un popular ciclo de la emisora en la que todavía trabaja, junto a Pablo Franza y Nancy Duggan, en el que se desenvolvía como columnista de deportes. Más delante se puso al frente de Todo Pasa, que ya lleva diez años en el aire.

Nacho siente- y lo explica con pasión- que no existe labor más desafiante en el mundo que la que lleva adelante. "Es un trabajo maravilloso. La radio tiene encantos que son únicos e irrepetibles. Lo sigo disfrutando como el primer día y el desafío sigue siendo el mismo: poder conquistar nuevas audiencias, transmitir las ideas que uno tiene sobre ciertas situaciones sin actuar, sin pensar que puede modificar algunas actitudes de los oyentes".

El contacto del periodista con este medio es breve pero cálido. Sobre el final, casi como un ejercicio innato, Nacho Russo saluda a los lectores de Rosario Nuestro y deja una última frase sobre el centenario. "La radio es compañía", dice para despedirse.