el primer caso fatal

Murió uno de los vecinos del Mangrullo que había contraído leptospirosis


Desde el Hospital Provincial informaron esta tarde que Sandro Soto, quien padecía leptospirosis y había sido internado hace unos días, falleció en las últimas horas a causa de dicha enfermedad.

El joven era uno de los seis pacientes que dieron diagnostico positivo de la enfermedad y vivía en las inmediaciones de El Mangrullo, en el bajo Saladillo en la zona sur de la ciudad.

La Secretaría de Salud Municipal había confirmado este miércoles seis casos de leptospirosis en Rosario. La preocupación no tardó en instalarse, aunque desde la repartición señalaron que no hay brote, si bien admitieron que este año se adelantaron los casos a raíz de las abundantes lluvias y anegamientos. Además, aclararon la necesidad de “consultar precozmente” en caso de presentar síntomas como fiebre, dolores musculares y articulares y cuadro inespecífico.

La ratificación se dio luego de una manifestación de vecinos de la zona sur, a la altura de Circunvalación, quienes se quejaron de la suciedad por los basurales en el área y pidieron mejoras en las condiciones de higiene.

En total, suman diez los pacientes con leptospirosis en Santa Fe, seis de los cuales viven en Rosario. En tanto, la directora de Epidemiología del municipio, Analía Chumpitaz, aseguró, en diálogo con la prensa, que “la leptospirosis es una enfermedad que se transmite a través de la orina de ciertos animales, como roedores y otros mamíferos: perros, gatos, caballos”.

La leptospirosis se trata de una enfermedad zoonótica que puede contraerse mediante el contacto con aguas, terrenos húmedos, basura, escombros, o suelos contaminados con la orina de animales infectados con leptospiras. Las personas se infectan por la exposición al agua contaminada, pudiendo desarrollar una enfermedad que varía desde un cuadro parecido a la gripe hasta una enfermedad grave con compromiso hepático, renal y pulmonar.

Cabe destacar que las ratas son los principales reservorios de la enfermedad, las cuales eliminan las leptospiras por la orina contaminando el medio ambiente. Los animales más propensos a padecerla son perros, gatos, bovinos, porcinos y equinos.

Quienes tienen mayor riesgo de infectarse son las personas que en las últimas semanas han estado en zonas con acumulación de agua, o que realizan actividades recreativas y/o laborales sumergidas en arroyos, lagunas, zanjas y fundamentalmente en agua estancada.

Síntomas

Los síntomas son similares a los de una gripe con fiebre, dolor de cabeza o muscular, enrojecimiento de las conjuntivas, sarpullido, náuseas y vómitos. Se presentan luego de un período de incubación de 1 a 2 semanas y ante estas manifestaciones se debe consultar rápidamente al servicio de salud más cercano.

Medidas preventivas

Evitar el contacto con agua estancada.

Utilizar medidas de protección adecuadas (botas y guantes) cuando se trabaja en zonas de riesgo.

Desmalezar la casa, limpiar baldíos y patios.

Tapar los orificios del hogar por donde puedan ingresar los roedores.

Eliminar basura y escombros para que no se transformen en refugio de roedores.

Colocar la basura en recipientes con tapas ajustadas y a más de 30 cm de altura. En caso de no contar con servicio de recolección enterrarla y taparla.