video

Momento aterrador: una mujer saltó a la fosa de los leones en un zoológico

La visitante violó las medidas de seguridad para saludar de cerca al animal.


Este sábado, los visitantes del zoológico del Bronx, en Nueva York, se quedaron atónitos ante la fosa de los leones: una mujer había violado el perímetro de seguridad y había saltado la valla para saludar de cerca a uno de los felinos.

“Cuando miré, estaba justo ahí, bailando y diciéndole ‘Hola’ al león, y todo me pareció una locura”, contó a la cadena NBC Nueva York Hernán Reynoso, un cantautor dominicano que grabó las imágenes y las compartió en su cuenta de Instagram.

La mujer aparece en el video a escasos metros del león, agitando las manos y realizando pequeños bailes. Mientras, el animal la observa atentamente, en actitud mansa y curiosa.

“No debería estar haciendo eso”, se escucha decir a una visitante que contemplaba la escena horrorizada desde el exterior de la fosa.

“¿La acompaña alguien?”, preguntó otra turista para saber si la mujer estaba sola.

A medida que fueron pasando los minutos, contó Reynoso, la situación se tensó. El felino comenzó a rugir y a moverse nervioso, alterado. En ese momento, el cantautor dejó de grabar y se llevó a su familia de allí.

Desde el lugar explicaron que entre la intrusa y el león había una zanja profunda que los separaba. Se trata de una segunda medida de seguridad que el sábado evitó daños mayores, pero que no resta gravedad a la imprudencia y riesgo que cometió la visitante.

Esta no es la primera vez que se reporta un incidente de este tipo en el último año. En marzo de 2019, una mujer en Arizona se saltó una zanja para acercarse más a la valla y poder sacarse un selfie con un jaguar negro. El animal logró sacar la pata a través de la cerca y agredió a la intrépida visitante en el brazo. A pesar de las denuncias públicas de la mujer, que se quejó de que las medidas de seguridad instaladas eran insuficientes, el zoológico aseguró que su jaguar no sería sacrificado por la negligencia de un turista.

Poco antes, en mayo de 2019, una mujer saltó a la fosa de los rinocerontes en un zoológico de Nuevo León, en México, ante el horror de los testigos. Lo hizo para recuperar su celular y sin importarle que uno de los animales caminara a menos de dos metros de ella.