Médicos mal pagos

Media sanción a la ley para no cobrar plus médico

El cobro de plus es una practica naturalizada en el mundo de los médicos. Un debate que divide al ámbito de la salud.

Por Rosario Nuestro

sábado 30 de septiembre, 2017

El diputado provincial Luis Rubeo, quien impulsó el proyecto de ley que obliga a los médicos a no cobrar plus, aseguró que, antes de presentar la propuesta, mantuvo reuniones formales con el Colegio de Médicos de Rosario donde sus autoridades se mostraron conformes con la posible nueva Ley. El proyecto logró el jueves media sanción en la legislatura provincial.

Rubeo dijo que desde la institución médica le manifestaron que “el problema comienza con el acto médico o práctica, que es presidida por parte de los prestadores de salud que después abonan al profesional en un plazo que supera ampliamente los noventa días”. Las obras sociales, explicó, suelen pagar a los gerenciadores a los quince días de la práctica del profesional. Los gerenciadores pagan un 30% al médico y pasan aparte los gastos a las obras sociales bajo un sistema de puntos. Cada práctica tiene un puntaje y cada punto tiene un valor en pesos que después, sumado, da el costo final de la practica.

“En este sistema lo perverso es que hay dos víctimas: el paciente, que es el más débil porque en la relación final es el que está peor; y también el médico, que queda de rehén de la situación ya que si no cobra plus trabaja casi gratis”, dijo el legislador.

Con respecto a lo que debería hacer el profesional, Rubeo sostuvo: “Debe renunciar a la obra social o discutir con los administradores, pero no puede ser que el hilo se corte por lo más delgado”. Según el diputado, no hay ninguna legislación que prohíba esta práctica y que el Estado tenga la posibilidad de sancionarla.  “Hay una ley que es del año ’88 que argumenta que no se puede cobrar plus y que ante la denuncia se eleve al colegio profesional y su comité de ética”.

Para Rubeo, desde el año ’88 cuando se reglamentó la vieja ley a la fecha, “no se hizo ninguna denuncia”. Además, la reglamentación expresa que si a los 120 días no hay ningún tipo de actuación automáticamente, se cae el reclamo. La nueva legislación agregaría, a través del Ministerio de Salud, la obligación de proveerle a todos los efectores de salud un cartel que diga que en Santa fe el cobro de plus es ilegal, además que debería llevar inscripto los datos para efectuar las denuncias.

Si se aprobara la ley, la Defensoría del Pueblo sería quien controle a los médicos y las instituciones, pero no solo por denuncias de los usuarios sino también, a través de inspecciones periódicas. La multa estaría promediando un salario mínimo vital y móvil y la pérdida de la habilitación para atender por noventa días.

Desde la Asociación Médica de Rosario, el doctor Dardo Dorato opinó que de la ley “es una redundancia” ya que, “en cualquier convenio de obra social dice taxativamente que no se cobran adicionales por fuera de eso”. Para el médico, lo que se intenta es “reparar una cuestión superficial” cuando el tema de fondo es el “financiamiento de la salud”.

Dorato informó que la Asociación Médica tiene muchos convenios con financiadores y prepagas, a los cuales cada quince días religiosamente se les abona.  “Lo que podemos discutir son los aranceles que son muy bajos, pero además,  lo que pasa por otros mecanismo de intermediación como son los sanatorios y prepagas hace que los profesionales tengan un descuento muy grande, en algún lugar se descuenta el 100% y no se paga nada y en otros para hacer una práctica le cobran a los médicos

Dorato señaló que los sanatorios y clínicas toman los honorarios del médico como fuente de financiamiento propio para los gastos institucionales esto hace que el mercado se regule solo, a veces por la vía lícita y otras por la vía no permitida. En este sentido, Dorato enunció que también “hay médicos que se abusan y piden cantidades desorbitantes, pero son los menos”.

Sobre las denuncias por parte de los usuarios, Dorato sostuvo que es una práctica corriente en las obras sociales. “Hay denuncias corrientes que cuando son prestadores que dependen de nosotros. Después hay todo un mecanismo que está en el contrato de cómo se hace el descargo, se hace un sumario, esto no es nuevo, estoy hablando de 30 años a esta parte, y es corriente, se hace habitualmente, hay baja de prestadores”, argumentó.

Comentarios