Balcedo Gate

Marcelo Balcedo: callado, observador y aficionado a las armas

El perfil de un sindicalista que se ganó el escándalo político del verano.

Redacción Rosario Nuestro

sábado 6 de enero, 2018

La detención del dirigente gremial Marcelo Balcedo continúa teniendo repercusiones en los medios, en la política, en el ámbito judicial, y, obviamente, en el gremial. Imposible que no suceda cuando se trata de los lujos, de los millones, de las contradicciones que representan en este momento él y su socio, Mauricio Yebra, también vinculado a la banda de Los Monos.

Después de las repercusiones por la detención en Uruguay de Marcelo Balcedo, dirigente del Soeme, desde el gremio manejan la situación con cautela y el próximo lunes habría una reunión de todas las seccionales del país en Capital Federal para ver cómo se continua de aquí en más.

Fuentes vinculadas al mundo gremial contaron a Rosario Nuestro que Balcedo es una persona aficionada a las armas al que le gusta practicar tiro, aunque es callado, tranquilo y muy observador. A su llegada a Soeme, después de la muerte de su padre, dicen que se encontró con un gremio en llamas, o mejor dicho, hecho un desastre y lo hizo resurgir, aunque sus prácticas fueran criticables, como las afiliaciones compulsivas y sus presiones a los sectores eclesiásticos que forman parte de las instituciones educativas privadas universitarias del país.

Quienes compartieron tiempo con él, dicen que Balcedo es un hombre muy impulsivo. El edificio donde funciona el Soeme en Capital Federal fue hecho a nuevo con su llegada demoliendo las viejas instalaciones. “Es muy matón y discute con todo, es su forma de manejarse y de convencer a quienes no quieren acatar sus órdenes”, confía un viejo dirigente gremial rosarino.

Quienes conocen a Balcedo dicen que entre él y su padre existió una gran diferencia. El artífice del gremio, Antonio Balcedo, fue un dirigente que logró el respeto de referentes históricos del universo peronista de La Plata y la provincia de Buenos Aires. Balcedo padre trabajó muchos años en el Museo de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de La Plata y desde allí inició la militancia sindical. Fue fundador del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (SOEME), un gremio que nuclea a empleados de institutos de menores y a no docentes de ámbitos escolares y universitarios. Allí llegó a ser Secretario General hasta su fallecimiento en 2012, cuando su hijo se hizo cargo.

Hace tan solo dos meses se cumplieron años de la muerte del viejo dirigente y en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires le hicieron un homenaje con el descubrimiento de un busto. Durante aquel acto, disertaron el presidente del PJ de La Plata, Pablo Bruera; el doctor Miguel Maldonado, amigo y compañero de militancia de Balcedo; el dirigente Carlos Quintana, secretario general de la CGT regional La Plata y de UPCN Provincia de Buenos Aires; el dirigente peronista Alfredo Atanasof, y el ex gobernador Daniel Scioli. Además, se recibieron adhesiones de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y del presidente del Partido Justicialista a nivel nacional, José Luis Gioja.

Otro poderoso del peronismo bonaerense, Eduardo Duhalde fue consultado sobre la familia Balcedo en un programa televisivo del canal América, más precisamente sobre Marcelo, a quien negó conocer íntimamente. Aunque quienes asistieron al velorio de su padre Antonio Balcedo dicen haberlo visto formar parte de la ceremonia.

Susana Mariño, secretaria adjunta del SOEME, hasta hace dos meses y medio tenía el soporte discursivo de Cristina Kirchner, el respaldo institucional de Marcelo Balcedo, al frente del gremio, y casi un anonimato que era su mejor resguardo. Aun desde el tercer lugar en la lista de Unidad Ciudadana para las legislativas de octubre. Se sabe, la política ofrece blindaje. Pero, en las últimas horas quedó a la intemperie y con un gremio de 35.000 afiliados para manejar.

El conflicto sindical en la Universidad Católica de Santa Fe (UCSF) fue una de las apuestas de Balcedo en territorio. En noviembre de 2011 gremialistas del Sindicato de Obreros y Empleados de la Educación y la Minoridad (Soeme), filiales Rosario y Santa Fe, bloquearon la entrada de la casa de estudios privada en calle Echagüe al 7100 en la capital provincial. Por la protesta ni el personal administrativo, docente y no docente, ni tampoco los alumnos que rendían exámenes pudieron ingresar a la institución. El bloqueo prosiguió por varios días. La situación puso en tenso vilo a la comunidad de la universidad y a ese sector del barrio Guadalupe de Santa Fe donde viven familias de altos recursos, no habituados a este tipo de situaciones.

La justicia uruguaya procesará a Balcedo por el ingreso de armas de guerra de forma irregular

Mientras el perfil del gremialista comienza a trazarse, las actuaciones judiciales continúan. Este viernes incautaron un avión que el sindicalista tenía contratado y llaves de cofres bancarios con, aproximadamente, US$7.000.000.

El avión que tenía contratado el sindicalista Marcelo Balcedo en Punta del Este fue incautado por orden de la justicia uruguaya, en momentos que allegados al detenido estaban por llevarlo a Curaçao (Antillas Holandesas), según dio cuenta este viernes el noticiero Telenoche, de Montecarlo TV (Canal 4), de Montevideo.

El canal uruguayo informó, además, que en el allanamiento en la chacra “El gran Chaparral” del titular del gremio Soeme se encontraron llaves de varios cofres que tenía en tres instituciones financieras de Montevideo y Punta del Este, y una carta escrita a mano que detallaba el dinero que hay en cada uno de ellos. Según esa nota son US$ 7.000.000.

Los cofres están todos a nombre de distintos testaferros y en sucursales bancarias de Punta del Este y Montevideo. En la nota se detalla, además, cuánto dinero entra en cada uno de los cofres.

La justicia uruguaya inmovilizó los cofres y se estima que pueden contener dinero en efectivo y también joyas, según reconoció a Telenoche, de Montecarlo TV, una fuente de la investigación.

La jueza penal Blanca Rieiro determinó la prisión preventiva por 30 días para Balcedo y su pareja, Paola Fiege, fundada en que los dos tienen medios económicos para fugar del país.

Según el programa Telenoche, la justicia uruguaya procesará al sindicalista por el ingreso al país de armas de guerra de forma irregular. En caso de ser condenado, cumpliría la pena en Uruguay, y después sería extraditado a Argentina.

Comentarios