Los beneficios de comer atentamente

Un informe publicado por el Consejo Argentino sobre Seguridad de Alimentos y Nutrición reveló que la alimentación consciente ayuda a controlar el peso corporal. Cómo ponerla en práctica.

Por Gimena Rubolino

jueves 1 de marzo, 2018

Un estudio, publicado en el 2014, halló que comer con atención puede conducir a una disminución sustancial en la ingesta de energía posterior en personas con sobrepeso y obesidad.

En el estudio participaron mujeres con sobrepeso y obesidad que consumieron una comida fija: el almuerzo. Un grupo de participantes comieron el almuerzo escuchando un audio con instrucciones que las animaban a prestar atención a la comida (grupo atención enfocada); mientras que el otro grupo comió escuchando un audio neutral, no relacionado con los alimentos (grupo control).

La ingesta fue aproximadamente un 30% menor en el grupo de atención enfocada que en el grupo control.

Evitar la distracción y prestar más atención al alimento que se está comiendo, junto con la memorización de los alimentos consumidos en la comida anterior, podrían disminuir el consumo de alimentos en la próxima comida.

Los profesionales de la salud y la nutrición podrían hallar e implementar herramientas para animar a las personas a desarrollar y aplicar las estrategias para comer conscientemente hasta que se conviertan en un hábito.

Cómo comer en forma consciente:

-Reconocer y diferenciar emociones antes de comer. No siempre se come por hambre, muchas veces se come por otros motivos como estrés, tristeza, aburrimiento, etc. Antes de comenzar a comer es conveniente reconocer y diferenciar este tipo de emociones para decidir si realmente se quiere comer.

– Dedicar tiempo a comer. No hacer otra tarea o multitareas mientras se come.

– Comer sentado. Evitar comer parado o caminando.

-Evitar todas las pantallas (teléfono, tablet y computadora) en el momento de comer. Las pantallas son distracciones que no permiten ser consciente de qué y cuánto se come.

– Servir la porción a comer. Elegir el plato más pequeño ayudará a controlar el tamaño de la porción.

– Masticar varias veces. Tratar de masticar 30 veces cada bocado (30 es una guía aproximada).

– Comer lentamente. Esto ayuda a evitar que se coma en exceso al darle tiempo al intestino para enviar la señal de saciedad al cerebro.

– Dejar el tenedor y el cuchillo después de cada bocado y no preparar el próximo bocado mientras todavía se tiene el bocado anterior en la boca.

– Dejar comida en el plato, si se está satisfecho. Considerar conservar, reutilizar o llevar la comida que sobró.

– Usar todos los sentidos para disfrutar la consistencia, la textura, el sabor y el olor de la comida; y apreciar plenamente el momento de comer.

 

Comentarios