Los artistas extranjeros que se sumaron al Street Art en Rosario


Por Tatiana Pace

No sólo artistas locales estuvieron adornando las persianas de los comercios del centro, sino que también lo hicieron graffiteros de otros países.  Juan Ignacio Chandia es uno de ellos, oriundo de Santiago de Chile, que hace seis meses emprendió un viaje por Argentina para pintar murales.

"J", como se hace llamar, le contó a Rosario Nuestro que es la tercera vez que viene a Rosario y que ya ha pintado en varias oportunidades las calles de los barrios de la ciudad. "Me gusta mucho Rosario, pero nunca había pintado en las calles del centro, siempre he ido a los barrios de zona sur", comentó.

Tatiana Pace / Rosario Nuestro

 

Chandia ve a Rosario "como una ciudad muy cultural que te brinda muchas posibilidades" y resaltó: "Lo que me gusta que es una ciudad grande pero tampoco tanto como Buenos Aires o Santiago, o que la hace menos loca".

Es la primera vez que el artista chileno participa en Proyecto Persiana. "Al parecer les gustó lo que hago y me llamaron para venir", añadió después de que explicara que para ser parte de la iniciativa se postuló a través de Facebook, donde quedó seleccionado.

Sobre sus obras, "J" explicó que siempre trata de dejar un mensaje: "A veces no es tan literal sino que a lo mejor más subjetivo o lo hago a través del acto de estar pintando en la calle, acercarme a la gente y conversar", precisó. También explicó que para sus pinturas, primero arma un boceto al que luego no le da mucha bolilla. "Al final casi que improviso siempre porque mi boceto es en blanco y negro", bromeó.

En esta edición, Juan Ignacio adaptó su idea a lo que el muro le fue dando y lo relacionó con la consigna #NuncaMás. "Este grafitti es estrictamente de letras y personaje. Las letras dicen ´salvaje´, para reflejar esas garras y energías que son necesaria para lograr cosas en la vida y no dejarse vencer. Por eso hay una mujer que refleja eso con su mirada bien penetrante", argumentó al explicar su obra.

Respecto a la consigna "Nunca más", añadió: "Creo que es importante. Yo que no soy de acá, pero me contaron un poco la historia de lo que significa eso y es parte mía como artista social y de la calle mantener mensajes que deben ser vistos por la gente. Así que trate de adaptar un poco los stencil que estaban e incorporarlos al muro para que se mantuviera el mensaje".

Por su parte, una pareja de artistas (él colombiano) también se sumaron a la movida rosarina. Les tocó pintar la persiana de un local de Roca y San Luis. Según contaron, fueron libres de expresar su arte, con la única excepción de que debieron respectar una determinada paleta de colores. Aquí, su obra:

x
Paladini flotante