RADIO MITRE ROSARIO

La delicada tarea de los "llamadores", las personas que acompañan a pacientes con coronavirus

La subdirectora de los Centros de Salud municipales, Silvina García, aseguró que esta labor tiene la idea de "acompañar y sostener a esta población" durante los 10 a 14 días de aislamiento.


Una de las preguntas que surge en el marco de esta pandemia es qué pasa con aquellos que les confirman que son positivos de coronavirus y deben comenzar el aislamiento por un período que va de los diez a 14 días. Ni el más mínimo contacto con sus familiares, mucho menos con personas fuera de su entorno más íntimo. Allí es donde inicia la tarea de acompañamiento de los llamadores, un equipo de personas destinado a seguir el día a día de cada paciente infectado de Covid-19 e incluso de los aislados por ser contacto estrecho, de forma telefónica.

Al frente de este operativo en Rosario está la doctora Silvina García, subdirectora de los Centros de Salud municipales, quien en diálogo con el programa El Diario de Mañana por Radio Mitre Rosario, detalló: “ “Los llamados son muchísimos porque el número de casos confirmados se ha ido incrementando, nosotros ahora estamos contactando en este momento a todos los casos confirmados que se hacen los laboratorios en los efectores públicos de la ciudad, de los que se hacen en los efectores privados los está contactando un equipo de Provincia. Estamos haciendo una cantidad inmensa de llamados, porque por cada persona positiva hay que llamar a cada uno de sus contactos, que son familiares, afectivos, laborales. A veces por un caso positivo hay que llamar a 20 personas más”.

“Lo rescatable de esta tarea es que es una tarea de seguimiento, que no se agota en un único llamado, sino que la misma persona que los contacta es quien mantiene ese contacto y seguimiento a lo largo de esos 10 o 14 días que esa persona se mantiene aislada en su domicilio”, continuó la profesional y agregó: “Las reacciones son diferentes de acuerdo a cada una de las personas, pero en general es un diagnóstico que todos esperan este resultado, a la mayoría no le sorprende y nos agradecen que se los estemos comunicando. Hay muchas personas que se angustian, sobre todo por el temor de haber contagiado a otros seres queridos, si esos seres queridos son personas de riesgo la angustia es mayor, para otros la angustia es si se va a enfermar más seriamente, qué otros síntomas puede tener o cómo cuidarse. Las reacciones a veces son de angustia, otras veces de incertidumbre, de muchas dudas, inquietudes, que se van disipando a lo largo de los días y a lo largo de este acompañamiento que se va haciendo con los llamados telefónicos”.

Si bien en primera instancia la labor está apuntada a brindar datos sobre qué deben hacer, cómo deben llevar su período y qué medidas tomar para no contagiar a sus seres queridos, la doctora precisó: “El acompañamiento telefónico no es solamente para brindar información. Es una parte de la tarea, por supuesto, pero después la finalidad del seguimiento telefónico tiene la idea de acompañar y contener a esta población, para que si no es extremadamente necesario no consulten los servicios de salud sino que los vamos a acompañar en forma telefónica, salvo que haya alguna alarma que requiera que un médico lo asista en el domicilio o en un efector de salud”.

Otra parte fundamental de esta labor es la psicológica, a lo que García señaló: “Por otro lado también el acompañamiento en esto de mantenerse aislado, uno le está diciendo al paciente que tiene que tener un distanciamiento físico con el resto de la familia y con el resto de la sociedad. Esto no es tan fácil de transitar en un período de 10 a 14 días sin un acompañamiento, de al menos saber que alguien está evacuando sus dudas, acompañándolo, también hay un equipo de salud mental que en caso de ser necesario también hace un acompañamiento de personas que tengan algún sufrimiento subjetivo sobre cómo impacta esta enfermedad”.