EN SUS PRIMERAS ocho FECHAS

Leo, igual que Montero y mejor que el Chacho


Los números de este arranque de Leo Fernández como entrenador de Central son contundentes, aplastantes, y dan lugar a una gran serie de estadísticas, datos y comparaciones con ciclos anteriores.

Es que el DT que proviene de la Reserva consiguió una muy buena cosecha en sus primeros ocho cotejos dirigiendo al Canalla, al igual que sus antecesores: Paolo Montero y Eduardo Coudet.

De hecho, con los 19 puntos logrados sobre los 24 que disputó en la Superliga igualó el buen comienzo del uruguayo, cuya producción cayó paulatinamente en los posteriores partidos, y quedó una unidad por encima del Chacho, que sí sostuvo una buena sumatoria en su primer torneo como técnico que lo llevó a pelear el campeonato 2015.

Con Fernández en el banco de suplentes, primero como interino y más tarde confirmado como definitivo en el cargo, Central ganó seis partidos (1-0 a Talleres, Boca, Newell's y Unión, 3-2 a Huracán y 5-0 a Olimpo), igualó uno (1-1 contra Independiente) y sólo perdió uno (2-1 ante Gimnasia). Su equipo anotó 14 goles y recibió cinco. 

Los goleadores de este breve ciclo del Gordo al frente del primer equipo son Fernando Zampedri, Germán Herrera y Andrés Lioi, que se sumó con su hat trick ante el Aurinegro, con tres tantos cada uno.

Por su parte, Montero tuvo un arranque idéntico en su gestión más allá de que fue con el pie izquierdo su estreno como DT auriazul con la caída 1-0 ante Godoy Cruz en el Gigante. Posteriormente le ganó a Quilmes (1-0), Tigre (1-0), Atlético Tucumán (2-1), Temperley (2-1), Gimnasia (2-1) y Aldosivi (2-0), con un empate en el medio contra Sarmiento (2-2). Sus dirigidos convirtieron 12 goles y recibieron seis. 

El máximo artillero en ese primer y más exitoso período del ex técnico de Colón al frente de Central fue Washington Camacho con tres gritos. Detrás quedaron Marco Ruben, Federico Carrizo, Herrera y Fabián Bordagaray con dos, mientras que Teo Gutiérrez aportó uno.

Coudet quedó apenas un punto por debajo de Montero y Fernández pero con la salvedad de que en sus primeras ocho jornadas aún seguía invicto, algo que sostuvo hasta la fecha 14 del torneo 2015 cuando perdió contra River. Logró cinco victorias al hilo: Racing (1-0), Tigre (2-1), Crucero del Norte (1-0), Olimpo (3-1) y Temperley (1-0). Además le agregó tres empates, contra Rafaela (1-1), Colón (1-1) y Defensa y Justicia (3-3). Su registro fue de 13 goles a favor y siete en contra. 

Ruben fue el goleador de ese gran arranque del Chacho con sus primeros siete en el torneo de tres años atrás en el que se consagró como máximo artillero con 21 anotaciones. Franco Cervi y Franco Niell aportaron dos gritos más y Alejandro Donatti consiguió uno.

Lo cierto es que esta enorme suma de 19 puntos sobre 24 posibles que cosechó el equipo de Leo lo pusieron a tiro de la zona de clasificación a la Copa Sudamericana 2019 y si bien la tarea es muy difícil, de sostener un ritmo similar en lo que viene, podrá incluso soñar con meterse a la Libertadores.

x
Paladini flotante