RADIO MITRE ROSARIO

Le mataron a su esposo e hijo en una picada: "Estoy viva para estar en el juicio, mirarlos y preguntarles por qué lo hicieron"

"Era el hijo que soñé y me lo llevaron", dijo desconsolada Cintia Díaz, la única sobreviviente de la familia tras el siniestro vial en Ayacucho y avenida del Rosario, cuando el auto en el que viajaban fue impactado por una Renault Sandero que venía corriendo una carrera con un tercer vehículo.


Dos asesinos al volante le arruinaron la vida a Cintia Díaz, que perdió a su esposo David Pizzorno, de 43 años, y a su hijo Valentino, de 8, luego de que el Citröen C3 en el que viajaban haya sido impactado en la intersección de Ayacucho y avenida del Rosario por Germán S., conductor de una Renault Sandero que venía corriendo picadas con Pablo M., a bordo de un Citröen C4.

El caso conmocionó a la ciudad y despertó indignación en la población. Por cuestiones legales, los medios de comunicación no pueden difundir los rostros y nombres completos de los involucrados, pero en las redes sociales circulan las imágenes de los detenidos compartidas por ciudadanos.

La mujer de 33 años, única sobreviviente de la familia en el siniestro vial, habló en El Puente de Radio Mitre Rosario y dijo que está viva para pedir Justicia y para "que esto no vuelva a pasarle a nadie".

El hecho ocurrió el sábado por la noche, cuando Cintia y su familia se dirigían a la casa de su madre para dejar a Valentino allí, debido a que el otro día ambos adultos trabajaban. Esa rutina era casi cotidiana, el menor comía con sus padres y luego dormía de su abuela. Valentino el lunes tenía que volver al colegio, ya tenía el uniforme listo, pero dos irresponsables se llevaron su vida, la de su papá y arruinaron a dos familias.

La familia transitaba por Ayacucho, zona en la que había semáforo intermitente por el horario. Según relató Cintia, su esposo David Pizzorno "era muy precavido" y cuando ella miró hacia el lado del conductor "veo que vienen dos autos en la esquina, pero estaban lejos...". Por la velocidad, ambos coches se acercaron en segundos, el hombre gritó, agarró la cabeza de su esposa y la tiró hacia abajo: "Siento el impacto y empezamos a girar, frenamos contra un árbol".

"No podía levantarme, tengo el brazo quebrado en tres. Tengo cortes en todas partes del cuerpo, moretones en la lengua, me falta un pedazo de lengua, se me cortó un diente, no sé cómo estoy viva", señaló Cintia compungida por la situación.

Entre lágrimas, la mujer de 33 años sentenció: "Mi hijo y mi marido eran personas maravillosas y en dos segundos me los llevaron los hijos de puta. Quiero que se haga justicia, que no vuelva a pasar a esto".

La víctima continuó con su relato rompiendo en llanto: "Que te arranquen a tu hijo de 8 años de tus brazos es horrible, era todo, mi hijo, era el hijo que soñé y me lo llevaron. No me va a decir nunca más mamá te amo", profundizó inmersa en el dolor.

Aún con el corazón en la mano y la vida destrozada, Cintia junta fuerzas: "Estoy recuperándome para estar en el juicio, mirarlos y preguntarles en la cara qué les pasa por la cabeza, por qué lo hicieron. Estoy viva para pedir justicia".

"Vamos a hacer justicia y no va a quedar en la nada. Sé que los jueces y fiscales van a poner la pena máxima, es lo que se merecen. A mí no me van a devolver a mi hijo y mi marido, pero esto va a servir para que no pase más, para que la próxima vez dos pelotudos que piensen en jugar una carrera no lo hagan", concluyó.

x
Paladini flotante