Industria automotriz

Las concesionarias de Rosario afirman que con el plan Junio 0km las ventas aumentarán un 30%


Por Ignacio Pelizzon 

Es un año de elecciones y todo vale con tal de estabilizar la economía. Con un sinfín de índices negativos, el gobierno nacional optó por intentar reflotar el mercado automotriz a través del plan “Juinio 0 Km”. Con subsidios estatales que difieren según el costo de los autos nuevos que se pretendan comprar, el impacto en Rosario está generando cifras positivas.

Básicamente, la iniciativa -que durará en junio únicamente- consiste en ofrecer descuentos de $50.000 hasta $90.000 en los coches 0km, a fin de promover el cierre de operaciones. El sistema de subsidios establece un aporte estatal de $20.000 para vehículos de menos de 750.000; las terminales aportan a su vez $30.000 para llegar a un descuento de 50.000 en vehículos de esta gama. Para los más costosos, el Estado aporta $40.000 y las marcas $50.000.

En rosario las muecas de tristeza comienzan a transformarse en sonrisas. Es que el plan está impactando de forma positiva con un aumento importante en consultas y en operaciones concretadas, con lo cual estiman que este mes cerrará un 30% por encima de lo que fue mayo.

Un respiro

El desplome de ventas de autos 0 Km, provocado por una caída real de la economía del país, generó que en las terminales haya un sobre stock de vehículos sin vender. Por eso, las concesionarias empezaron a promover ventas a tasas subsidiadas junto con descuentos importantes, impulsadas por las terminales.

Si bien los beneficios eran “altos” a comparación de otros años, los gerentes de ventas de las concesionarias seguían preocupados porque la caída se seguía pronunciando al punto de que la fábrica General Motors (GM) de Alvear suspendió por un mes a sus empleados para mermar la producción, sencillamente porque no se estaban vendiendo autos.

El resonante dato fue un cimbronazo para el gobierno nacional, más aún en un año electoral, en el que sí o sí necesita estabilizar la economía si pretende tener alguna oportunidad de reelección. El plan “Junio 0 Km” responde a esa necesidad de reanimar el mercado automotriz, el cual ya está arrojando resultados positivos en Rosario.

Desde Giorgi demuestran alivio porque “está viniendo gente que realmente está en condiciones de hacer operaciones y las están concretando”, afirmó a Rosario Nuestro su gerente de ventas, Marcelo Buzzoni. “De seguir así, seguramente cerraremos el mes un 30% arriba en comparación con mayo”, agregó.

El repunte, también, “se está dando porque se le suman los descuentos de las terminales que en conjunto llegan a ser de hasta $150.000 y con tasas subsidiadas de 9, 90 a 12 meses, con lo cual es una oportunidad inmejorable para comprar un auto nuevo”, expresó.

Desde Reutemann sienten la misma satisfacción de ver cómo de a poco el mercado comienza a moverse. “El impacto del nuevo plan es muy bueno, porque las personas se están moviendo; aprovechan las bonificaiones de hasta $150.000, lo cual es muy interesante”, reveló a este medio Armin Reutemann.

Son muchos los que aún no se enteraron o se animaron a involucrarse en la compra de un coche nuevo a través del plan, pero “el volumen de operaciones creció y seguramente cerraremos un mejor mes que el anterior con un 30% por encima”, dijo.

Rosario desmiente aumentos

Según el listado de precios de la Cámara de Concesionarios de la República Argentina, con fecha a fines de mayo, los precios subieron en junio hasta 12% justo antes de que entrara en vigencia el plan oficial.

Entre los autos que aumentaron, en base al listado, se registran el Honda Fit, que pasó de costar $873.200 a $982.300; el Peugeot 308 Allure aumentó 7%, mientras que el Chevrolet Spin lo hizo 6 %.

Tango Buzzoni de Giorgi como Reutemann afirmaron que “no hubo aumentos” antes de comience a funcionar el plan. “En Rosario los autos mantienen los mismos precios”, entendiendo que hay un contexto inflacionario y de un dólar volátil.

“Los coches tienen incrementos del orden del 1% y 2% aproximadamente, y esto es así desde principio de año, porque el contexto macroeconómico es de público conocimiento, por eso no es real el aumento que se indica desde la Cámara”, aclaró Reutemann.