DÍA MUNDIAL DEL SÍNDROME DE DOWN

“La única discapacidad en esta vida es el miedo a no poder”

Desde la cuenta de Instagram "La Calesita de Lupe", mamá e hija se divierten y aprenden juntas.

Por Rosario Nuestro Redes

miércoles 21 de marzo, 2018

Por Tatiana Pace

“Tiene importancia este día, para que la gente se entere y hable del tema”, dice Yasmín, a quien hace unos años atrás, le costó convencerse de que existe un  Día Mundial del Síndrome de Down.  Ella sentía que la conmemoración de una fecha especial representaba una forma más de discriminación. Luego de una charla con su marido logró entender su significado. Yasmín es mamá de Lupe de 2 años y creó una cuenta de Instagram para contar su historia.

La joven agradece cada día la posibilidad de compartir la vida junto a su hija. “Así vamos juntas, de aquí para allá”, cuenta.“La Calesita de Lupe” (ese es el nombre de la mencionada cuenta), nació a fines de 2016 con la idea de mostrar a la pequeña “como lo que es, una nena” más allá de su Síndrome de Down. Desde ese espacio, ambas logran transmitir mensajes de amor, felicidad y perseverancia, que reflejan su cotidianidad.

Mis tíos me quieren sacar buena y fuerte 😂💪

A post shared by La Calesita de Lupe (@lacalesitadelupe) on

Cuando Lupe llegó a su vida, Yasmín se sintió desorientada y sin mucha información sobre el tema . Mientras transitaba su embarazo recibió el diagnóstico con las probabilidades que luego se confirmaron el día del alumbramiento. Por eso, decidió compartir con sus seguidores el día a día de su pequeña. “Quiero que realmente vean, que más allá de todo, ella tiene una vida plena, es feliz y nosotros también”.

La comunidad crece y son cada vez más los mensajes que reciben. “Al principio me costó”, confiesa Yasmín pero hoy se sorprende hasta donde puede llegar un mensaje. Por eso, se toma el tiempo para leer y responder cada comentario. Cuando se suma un seguidor, siente que esa persona “está aprendiendo y lo va a recomendar a otro”, de esta manera el día de mañana contará con una herramienta más en estos casos.

Feliz viernes ! A reírse mucho 😊🌈

A post shared by La Calesita de Lupe (@lacalesitadelupe) on

Lupe llenó de felicidad la vida de su familia. El diagnóstico los fortaleció y tuvieron “la entereza” para que la niña nazca “con la condición que sea”. Esto se refleja en la voz de su mamá, la emoción la invade: “Soy feliz con ella, me genera algo que no se puede explicar”.

Las limitaciones no existen y esta niña es un claro ejemplo de ello. “Es perseverante” dice Yasmín, mientras cuenta que quizás a su hija le cuesta algo, pero hasta que no le sale no para. Muchos son los valores que aprendió de Lupe, pero la paciencia es la que sobresale. “Me demuestra a mí, al resto  a ella misma, que es capaz de hacer todo”, explica.

Me dijeron una vez … Tener un hijo con síndrome de down es muuuy difícil", como dicen muchos. "Y sí, hoy con ella en el piso, llorando porque se aburrió ya de jugar con sus juguetitos nuevos, veo que es difícil. Es difícil dejar de darle besos en sus cachetes gigantes,suaves,hasta que me pega un grito de basta mamá! Dejar de abrazarla cada vez que hace una sonrisa . Dejar de mirarla dormida, tranquila en su cuna, tratando de adivinar sus sueños. Es una tarea difícil encontrar un plan más atractivo que pasar el día con ella, cuidándola, descubriendo sus nuevos gestos, esos movimientos que de a poco se van abriendo en su cuerpo. Escuchar cada día un sonido nuevo que se convertirá en palabra en un tiempo. También encuentro mucha dificultad en empezar el día de mal humor, cuando la escucho desde su cuna, apoyándose sobre sus brazos y haciendo sonidos como avisando que hay que levantarse y con un buen día se llena de alegría su carita! Es difícil que no me llene el alma cuando me reconoce. O que no me de fuerza su fortaleza, o que no me contagie la ternura de sus ojos, y la dulzura de su mirada " Si todo es difícil ,la vida es difícil pero no me la pierdo ni loca ! ❤️

A post shared by La Calesita de Lupe (@lacalesitadelupe) on

Difícil es dejarle de darle besos en los cachetes, dejar de abrazarla, de encontrar un plan más atractivo que pasar el día con ella o que no llene el alma cuando me reconoce, enumera Yasmín en uno de sus posteos, al recordar que una vez le dijeron que “tener un hijo con Síndrome de Down es difícil”. Ser mamá ya no es fácil y todas comparten los mismos miedos, “no tengo uno diferente por ser la mamá de Lupe” y aunque la vida sea difícil, ella no se pierde de compartirla “ni loca” con su hija.

Comentarios