RADIO MITRE ROSARIO

La respuesta de las madres que cultivan cannabis tras el fallo judicial en su contra


Lo que parecía una luz de esperanza para las «Madres que se plantan» terminó en desilusión. Es que la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario revocó en los últimos días el fallo de primera instancia que les permitía el autocultivo de cannabis para fabricar su propio aceite. Las mámas que componen la organización, cuyos hijos padecen enfermedades neurológicas, aseguran que la sustancia ayuda a mejorar la salud de los chicos. Tras la resolución judicial, la respuesta de la organización no tardó en llegar.

Carina Prieto, representante del colectivo, anticipó a Radio Mitre Rosario que acudirán a la Corte Suprema de la Nación, el eslabón que sigue en la cadena procesal. A su vez, indicó que la reciente decisión del tribunal aparece como un ‘revés’, pero que no significa la caída total de la sentencia anterior que las habilitaba a producir el aceite y suministrárselo a sus hijos. En ese sentido, aclaró que el fallo habilita la plantación de cannabis en el interior de sus casas ‘para uso personal’ pero no la elaboración del fluido «porque no sería seguro», según entendieron los jueces.

Prieto consideró que el fallo atenta contra el derecho a la salud de los niños afectados. Al respecto, señaló que les quita a las mamás la seguridad que les daba el testeo del aceite por parte de profesionales de la Facultad de Ciencias Bioquímicas, un punto posibilitado por la decisión judicial previa.

Por otra parte, remarcó: «Va en contra de nuestra potestad sobre nuestros hijos. Nuestros hijos no son terceros, somos sus tutoras legales» e insistió en que el fallo es contradictorio: «El Estado nos dice que no podemos plantar para nuestros hijos y el mismo Estado nos dice que sí podemos plantar para nosotras».

Finalmente, la madre explicó que la resolución implica la interrrupción del tratamiento de los chicos. «A los familiares de niños con epilepsia los mandan al Garrahan (hospital de Buenos Aires) a buscar aceite y a los que tienen otras patologías a que se metan en un protocolo de investigación que aún no existe».