fue herida durante el copamiento de la comisaría

La policía baleada en San Justo no sabe si volverá a caminar

Los médicos aseguran que tiene afectada la médula.

Por Agustin Shcoler

martes 8 de mayo, 2018

“Sin cambios respecto a la función motora y de sensibilidad en los miembros inferiores”, dice el último parte médico sobre la salud de Rocío Villarreal —de 25 años—, la subteniente de la Policía Bonaerense baleada durante el copamiento a la comisaría de San Justo.

Justamente hoy, en el mismo Centro Médico Fitz Roy donde está internada hace una semana, Villarreal comenzará con el tratamiento de rehabilitación luego de que la semana pasada la operaran de la lesión en la columna vertebral. “Será larguísimo y requerirá mucho esfuerzo”, explicó el director del centro médico Fitz Roy, Mario Shusterhoff.

Durante el intento de copamiento de la comisaría para rescatar a un preso narco, la policía recibió un disparo que lesionó el brazo, los pulmones, el diafragma, el hígado y le destrozó la vértebra dorsal 12, razón por la cual no sentía las piernas.

Durante la intervención quirúrgica para descomprimir la zona afectada de la columna, se constató que la subteniente tiene un daño importante en la médula aunque Shusterhoff, explicó: “El pronóstico no es bueno, porque está afectada una importante parte de esa médula, pero habiendo filetes que se mantienen vamos a tener alguna esperanza de rehabilitación”.

Y Villarreal lo sabe. “Lo importante es que estoy”, les dijo a sus médicos al conocer las dificultades que tendrá para volver a caminar.

Por lo pronto y pese a que aún no tiene sensibilidad en las piernas, Villarreal “continua estable, con buena evolución, sin presentar complicaciones” y está acompañada de su familiares, además de un seguimiento constante del servicio de psiquiatría y psicología del sanatorio.

Las fuentes explicaron que la policía, mamá de una nena de 3 añitos, muestra una “mejoría del estado general” y “buena tolerancia de la alimentación” por boca.

“Se encuentra lúcida, tranquila, consciente de la situación que está atravesando, muy colaboradora y con muy buen animo”, indicaron las fuentes y admitieron que se “aumentó la dosis de analgésicos” porque tiene dolor en la zona de la columna donde le falta la vértebra D12.

El último fin de semana Villarreal recibió la visita del presidente Mauricio Macri, quien fue acompañado por su mujer, Juliana Awada. “Quería decirle que no está sola”, dijo Macri.

Ya habían pasado por la clínica también el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, el jefe de la Bonaerense, Fabián Perroni, y la gobernadora María Eugenia Vidal, quien le informó sobre su ascenso: de sargento a subteniente.

El caso

Fue el lunes pasado, a las 5 de la madrugada. Al menos cuatro delincuentes armados ingresaron a la comisaría de San Justo para rescatar a Leandro Aranda —de 22 años—, un preso detenido por matar a un cómplice en el marco de una disputa por más 70 kilos de droga.

Tras una requisa en el calabozo de la seccional, donde había 46 detenidos en 18 plazas, se hallaron 9 celulares y a partir de allí se logró detener a siete cómplices de Aranda, que planearon y ejecutaron el intento de rescate del preso, el último fue arrestado hoy.

Entre los siete detenidos por el ataque están la novia de Aranda, Zahira Bustamante — de 19 años—, y la abogada Leticia Analía Tortosa —de 37 años—, acusada de darle el teléfono al preso para que planeara el escape con su mujer.

Comentarios