22°
jueves 18 de abril del 2024

La Justicia estadounidense falló a favor de Argentina en un juicio por el pago de la deuda externa con el «cupón PBI»

La decisión la tomó la jueza de Nueva York, Loretta Preska por una causa en la que se acusa al Estado de cambiar la base del cálculo del PBI para alterar los porcentajes de crecimiento y no pagarle los intereses a los bonistas.

La jueza estadounidense de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, Loretta Preska, emitió este lunes un fallo a favor de la Argentina por la causa de los bonos o cupones atados al Producto Bruto Interno (PBI), que se usaron en 2005 para canjear la deuda externa del 2001 que estaba en default. La demanda contra el país se hizo en 2019 porque durante la administración de Kicillof se cambió la base del cálculo del PBI, y se evitó pagar los intereses a los bonistas.

El fallo fue informado por el director de Latam Advisors, Sebastián Maril, que aclaró que Preska «no hizo referencia alguna a la decisión de la Argentina de cambiar la fórmula para calcular el crecimiento de la economía para evitar el pago del interés». En ese sentido, Maril explicó: «La magistrada se limitó a decir que los demandantes entraron por la puerta equivocada y no tenían derecho de presentar la demanda».

 

Cabe destacar que este fallo está relacionado, según explica Maril en su cuenta de X, a un caso presentado en el año 2019 en Nueva York por los grupos inversores. Todavía existe otro juicio de parte de los mismos grupos encabezados por el Banco de Nueva York.

Además, la Argentina ya fue condenada en un juicio celebrado en el Tribunal Superior de Londres, por la otra causa relacionada al «cupón PBI» debido a que se emitieron bajo la legislación europea. En este otro proceso judicial, hubo una sentencia de primera instancia en la que se obligó al país a pagar 1300 millones de euros más intereses.

La sentencia fue apelada por la Argentina, y desde los estrados ingleses dispusieron que para llevar el juicio a una segunda instancia se tenía que pagar como garantía unos 337 millones de dolares. Por tal motivo el presidente Javier Milei creó la semana pasada el Fideicomiso Especial de la República Argentina en Nueva York para poder apelar.

Los cupones PBI habían sido creados en el año 2005 por el ministro de Economía, Roberto Lavagna, para atraer fondos y tenedores que fueran canjeando la deuda externa a cambio de pagarles con intereses si la Argentina lograba crecer por encima del 3,2% anualmente.

La demanda fue impulsada en el año 2019 por varios bonistas o grupos inversores que acusaron a la Argentina de cambiar la base del cálculo del Producto Bruto Interno (PBI), por lo cual no se produjo el pago de la deuda en 2013. En ese entonces, el año que se tomaba como referencia para calcular el PBI era el 1993 pero se cambió al 2004 durante la gestión de Axel Kicillof como ministro de Economía durante el segundo mandato de Cristina Kirchner. En ese marco el crecimiento del 2013 fue del 2,94% según informó el INDEC, por lo que se canceló el pago de los cupones y el Estado se ahorró más de US$ 3600 millones en intereses.