La felicidad en tiempos de crisis


Según una de varias definiciones de lo que significa el término “felicidad”, la Real Academia Española la define como “Estado de grata satisfacción espiritual y física”. De acuerdo a esta definición, y tomando como base la encuesta y el trabajo realizados por Gallup, Argentina estaría entre los países con más gente satisfecha espiritual y físicamente.

En coincidencia con esta definición, Karina CavalliTerapeuta Bioenergética con más de 30 años de experiencia trabajando para empresas y particulares, explica que “la felicidad no es un capricho, algo que se nos ocurre que queremos conseguir por tercos; sino que de esto depende la salud, la vitalidad y el entorno que construimos y generamos”, detalla.

Además, agrega que se puede ser feliz más allá del momento o situación que toque vivir, tanto a nivel país como personal, principalmente porque ser feliz depende de cada uno. “El poder para transformar la biología, las emociones y los pensamientos está en cada ser humano, sin distinción alguna”, explica y agrega que “la felicidad es algo que puede aprenderse, y que al igual que una mesa tradicional, se sostiene sobre 4 pilares: Saber-Decir-Hacer-Trascender”.

¿Es posible ser feliz?

Sí, aunque suene raro, se puede aprender a ser feliz”, explica Mariana Tardito, licenciada en Administración de Empresas y parte del equipo de Karina Cavalli. Junto a otros profesionales destacados, como el Dr. Marcelo Suárez, Experto en Medicina Interna;María Florencia Gurruchaga, licenciada en Relaciones Públicas, y Luciana del Buono, Instructora de Yoga. Lo recomendable es incorporar herramientas simples y prácticas que permitan:

·         Observar y ampliar el propio mundo emocional.

·         Aumentar la capacidad para reconocer, diseñar y gestionar emociones.

·         Diseñar un plan específico con prácticas simples para aumentar la felicidad.

·         Crear hábitos y rituales para expandir el bienestar.

·         Crear objetivos alineados con el propósito personal.

·         Descubrir y utilizar  el poder del pensamiento.

Entre otras cosas, las profesionales explican que el foco para lograr un estado de mayor plenitud  debe estar  puesto en:

·         Qué dicen las neurociencias acerca de la felicidad.

·         Cuánto impactan los genes en el bienestar.

·         Qué son las emociones.

·         Cuál es el impacto de las emociones en el sistema inmune.

·         Cómo se pueden gestionar las emociones para crear salud.

·         Cómo los pensamientos alteran las células.

·         Cómo detectar creencias boicoteadoras.

·         Cómo transformar los hábitos y creencias que obstaculizan la felicidad.

En definitiva, se puede llegar a ser felices aún en tiempos de crisis o de situaciones personales adversas, pero siempre teniendo en cuenta que es un camino multidisciplinario, y que si se precisa ayuda para alcanzarlo o empezarlo, lo mejor será pedirla.

x
Paladini flotante