OPINIÓN

La estricta actualidad contra el peso de la racha


Que los clásicos son partidos aparte es tan real como que, en algunas ocasiones, se impone la lógica y gana el que llega mejor. En este caso, sin haber un claro favorito en la previa, Newell’s se mostró al menos con una idea bastante más sólida que Central en las primeras dos presentaciones oficiales de ambos en 2019.

Por un lado los de Héctor Bidoglio dominaron por pasajes del encuentro a Boca con el intento de un juego al ras del piso desde el talento de Maxi, Formica y Figueroa, una buena versión que también se trasladó por momentos a Santa Fe contra Unión, en una nueva igualdad de la Lepra donde otra vez se destaca la imagen de equipo competitivo y que trata de plasmar conceptos ensayados en la semana en cuanto a la elaboración colectiva.

En la otra vereda están los que dirige Edgardo Bauza, que acarrean las mismas falencias de gestación de fútbol del año pasado. Contrariamente a los leprosos fue sometido por varios minutos por Huracán, sobre todo en el primer tiempo, y hasta frente a Aldosivi en el Gigante. El Canalla, hasta ahora se queda sólo en sensaciones de poder mejorar con el material que tiene tras el mercado de pases, pero aún está lejos de mostrarse como una estructura confiable.

Lo cierto es que Newell’s encara la semana más importante de la ciudad con la confianza renovada por dos presentaciones convincentes en las que si bien no ganó, afianzó una idea y dejó en claro que si los pesos pesados que tiene de mitad de cancha hacia adelante están inspirados, es un verdadero peligro para cualquiera.

Central, por su parte, arriba al Clásico metido en un mar de dudas y con pocas certezas. Contra Huracán sólo tuvo una reacción anímica en el complemento, valorable por cierto, pero que lejos estuvo para alcanzarle frente a un rival encumbrado, mientras que lo todavía más preocupante es que si bien el ping pong de situaciones lo pudo dar ganador sobre Aldosivi, en el desarrollo del partido nunca tuvo el rol protagonista que se le exige y más como local.

Sin estar tan claro como en otras ocasiones, tranquilamente la balanza se inclinaría en la previa hacia los rojinegros, pero los auriazules ya han dado sobradas muestras que pese a como han llegado, pudieron salir victoriosos del choque ante el rival eterno. Por ende, el domingo en el Coloso se verá si se impone la estricta actualidad del conjunto del Parque o el peso de la racha favorable a los de Arroyito termina haciendo la diferencia.