narcotráfico

La causa del Federal: comienza el segundo juicio contra Los Monos

Se acusa a la banda de organizar compras y ventas de droga desde la cárcel.

Redacción Rosario Nuestro

jueves 20 de septiembre, 2018

Los Monos imponen la agenda mediática

Foto: Franco Trovato Fuoco

Este jueves por la mañana comenzará el segundo gran juicio contra Los Monos, la banda de barrio La Granda. Por primera vez serán acusados de ser los organizadores de una estructura criminal que se dedicaba a la venta de estupefacientes. Se trata de una causa que contará con 40 imputados y tendrá a Ariel Máximo “Guille” Cantero, Jorge “Ema” Chamorro, Vanesa Barrios y Jésica Lloán como presuntos cabecillas.

Operando tras las rejas

Fuentes judiciales oficiales afirman que el comienzo de esta causa tuvo lugar en noviembre de 2015, cuando desde la Policía rosarina dieron aviso a la Justicia Federal sobre un punto de venta de drogas que funcionaba en Chávez y Laprida —en la zona sur—.

Las Fiscalía Federal Nº3 inició una investigación sobre el bunker. Los pesquisas fueron ascendiendo sobre la estructura del lugar. De los soldaditos pasaron a los regentes del comercio; a través de estos administradores dieron con el nombre de los proveedores y finalmente —siempre de acuerdo con los datos de los encargados del caso— lograron encontrar a los financistas y organizadores de la banda. Se trataba de dos conocidas parejas de los bajos fondos rosarinos: “Guille” Cantero y Vanesa Barrios por un lado y “Ema” Chamorro y  Jésica Lloán por otro.

Cuando terminaba noviembre de 2015, en el marco de cincuenta allanamientos que tuvieron lugar en Rosario y las provincias de Corrientes y Chaco, se arrestaron a 22 personas y se secuestraron cerca de 500 kilos de marihuana, 5 de cocaína, precursores químicos y armamento.

Esa voz en el teléfono

Los fiscales creen tener datos concretos para llevar a Los Monos a una nueva condena. Mediante intervenciones telefónicas consideran probado que “Guille” y “Ema” organizaban la logística para la compra, la venta y el acopio de gran cantidad de estupefacientes que compraban en el norte argentino.

De acuerdo a la versión presentada por los pesquisas, los muchachos de La Granada realizaban las gestiones y sus parejas se ocupaban de que todo se realice de acuerdo al plan. También abastecían de armamento a sus hombres y daban órdenes sobre el manejo de los bunkers.

Comentarios