19°
domingo 14 de abril del 2024

La carpintería, una respuesta ocurrente a la constante crisis argentina

Arrastrados por la necesidad de ser creativos y reinventarse económicamente, muchos le sacan lustre, beneficiándose de la mayor modernidad en instrumentos de corte y moldeado de la materia prima.

Son tiempos donde agudizar los sentidos y la creatividad son claves para superarse y sobrevivir en nuestro país. Más, cuando casi indefectiblemente cada cierto periodo de años parecemos volver a girar sobre el mismo círculo económico de inflación, desempleo e incertidumbre, sobre todo, afectando de manera directa a quienes menos recursos tienen, y así su día a día de la existencia parece ir cuesta arriba.

Definitivamente, si algo permiten las crisis es sacar lo mejor de cada persona, y como son oportunidades, entre la vuelta de las clásicas ferias de barrio, tratando de encontrar al menor precio posible los artículos indispensables de la canasta básica, o las compras en grandes cadenas al por mayor por vuelto cerrado, sumado a las especializaciones en oficios tan viejos y artesanales como tradicionales; el caso de la carpintería, Sthil, o tan futuristas como los trabajos tecnológicos e informáticos en pleno crecimiento, los argentinos mostramos una vez más cómo nos superamos en un territorio que muchas veces parece no darnos demasiada opción a seguir.

Si de este oficio de antaño, que crea a partir de las manos y la madera cientos de piezas de exquisito gusto hablamos, seguramente rememoramos a barrio e infancia. Es que, ¿quién no conoce a alguien cercano que hacía de esta pasión, un poco por necesidad y otra por talento, su vida? Padres, abuelos, vecinos…  Mucho de gente experimentada que lleva en su práctica gran experiencia en la manipulación y corte del material, resguardando en el proceso el marco estético visual, que permite crear piezas únicas en diseño y estilo, como muebles, paneles para obras y demás objetos decorativos, que suman tendencia y demanda en el mercado actual.

Llevar su labor con orgullo y hacer de ella un arte es su objetivo a seguir, uno que en muchos casos se heredó en la cadena familiar, y que hoy, arrastrados por la necesidad de ser creativos y reinventarse económicamente, le sacan lustre, beneficiándose de la mayor modernidad en instrumentos de corte y moldeado de la materia prima, que alivianan el trabajo, lo reducen en tiempo, y lo mejoran considerablemente para su entrega final.